Lila Downs y su mezcalito

Al tiempo que sonaba la canción que lleva el nombre de la bebida que raspa la garganta y calienta el corazón, la cantante de raíces oaxaqueñas y estadounidenses abrió una botella, se tomó un traguito y derramó un poco en el escenario del Herbst Theatre.
Lila Downs y su mezcalito
Lila Downs en el escenario del Herbst Theatre de San Francisco.
Foto: María A. Mejía / El Mensajero

SAN FRANCISCO.- Con un ‘Mezcalito’ abrió Lila Downs su concierto en San Francisco, realizado el jueves 23 de febrero.

Al tiempo que sonaba la canción que lleva el nombre de la bebida que raspa la garganta y calienta el corazón, la cantante de raíces oaxaqueñas y estadounidenses abrió una botella, se tomó un traguito y derramó un poco en el escenario del Herbst Theatre.

Ataviada con un vaporoso vestido blanco con flores bordadas de colores, que hacía lucir sus piernas morenas, Lila Downs cantó temas de su nueva producción Pecados y Milagros, como Zapata se queda, La reyna del inframundo y Cruz de olvido. También interpretó temas clásicos como La cumbia del mole y El corrido de Tacha “La Teibolera”, que pusieron de pie y animaron a bailar a casi todos.

“Lila para presidenta”, le gritó uno de sus fans entre el público y ella replicó, algo así como “Dios me libre”. El ánimo del público sanfranciscano no pudo haber sido mejor; a lo largo del recital le gritaron a la cantante en varias ocasiones distintos elogios y cariños como “Lila te amo”.

Entre canción y canción habló de su hijo, bailó y bromeó con el público. No había lugares vacíos en el recinto. Días antes ya se habían agotado las entradas del concierto auspiciado por el California Institute of Integral Studies.

En resumen, para variar, Lila no decepcionó. Lo único malo es que tan buena era la música que el espectáculo pareció muy corto: duró poco más de una hora y media.

Lila continúa su gira por Estados Unidos este 25 de febrero en Los Ángeles, el 26 en San Diego, el 3 de marzo en Chicago y finaliza el 13 en Austin.