Piden desechar medida contra estudiantes ilegales

Activistas se manifiestan para que legisladores se opongan a la propuesta SB458

Piden desechar medida contra estudiantes ilegales
Una mujer muestra un cartel durante una protesta frente al Capitolio del estado georgiano.
Foto: EFE

Atlanta (EFE).- Activistas y estudiantes de Georgia llegaron hoy hasta el Capitolio estatal para exhortar a los legisladores a desechar la propuesta SB458, que de ser aprobada prohibiría el acceso de indocumentados a todas las universidades públicas del estado.

“Activistas, educadores y estudiantes de toda Georgia han venido hasta el Capitolio a demostrar su oposición a una medida que es fundamentalmente injusta, que carece de visión económicamente e innecesaria que está atacando a estudiantes que vinieron aquí cuando eran niños pequeños y que este es el único país que conocen”, dijo a Efe Azadeh Shahshahani, representante de la Unión de Libertades Civiles de EE.UU. (ACLU) de Georgia.

Además de ACLU, hicieron escuchar su voces representantes de las organizaciones Georgia Undocumented Youth Alliance, Freedom University, Georgia Latino Alliance for Human Rights (GLAHR), así como varios educadores y representantes legisladores demócratas que se oponen a la aprobación de la propuesta SB458.

La medida, presentada por los republicanos Chip Rogers, Judson Hill y Barry Loudermilk, requeriría a todas las universidades públicas del estado a verificar el estatus migratorio de los estudiantes en una base de datos federal y negaría el acceso a aquellos que no puedan demostrar que se encuentra legalmente en el país.

El mes pasado, una propuesta similar que pretendía negar el acceso de estudiantes indocumentados a las universidades públicas del estado fue suspendida temporalmente en la legislatura luego de una audiencia pública en la que detractores de la misma abarrotaron la sala para exponer su oposición.

El representante demócrata, Pedro Marín, calificó la medida de “criminal” por destruir los sueños de jóvenes que solo son culpables de haber sido traídos por sus padres a este país cuando eran niños.

Desde el otoño, en Georgia se implementa una política que exige a las cinco universidades estatales con cupo limitado a negar el acceso a estudiantes indocumentados para dar prioridad a residentes legales y ciudadanos.

Antes de la entrada en vigencia de esta medida, todas las universidades públicas de Georgia permitían la matrícula de inmigrantes indocumentados, aunque éstos no podían recibir ayuda federal o estatal y debían pagar la tarifa reservada para quienes no son residentes del estado.

Durante el evento -en el que los manifestantes portaron carteles en los que proclamaban “sí a la educación, no a la segregación”- Shahshahani hizo énfasis en el impacto económico que asegura una medida de este tipo tendría para el futuro económico del estado al negar preparación a estos jóvenes.

“Muchos de los estudiantes que tienen gran potencial se han ido del estado a otros estados en los que les han ofrecido becas y Georgia está perdiendo la oportunidad de aprovechar todo ese potencial”, agregó la activista.

De acuerdo con datos de las autoridades del estado, de los 318.000 estudiantes inscritos en el sistema de universidades del estado, solamente cerca de 300 son indocumentados.

Para Yiovani Díaz, un joven de 19 años originario de México con 16 de ellos viviendo en Estados Unidos, la medida es “discriminatoria” e “injusta” con jóvenes como él que sienten este estado como su “casa”.

“Si pasan esta ley, lo hacen sólo para discriminar porque no hay muchos estudiantes como nosotros en las universidades, con esto están afectándonos a nosotros y el futuro de Georgia porque no nos dejan contribuir”, declaró a Efe Díaz, que actualmente acude a Freedom University en Athens, Georgia.

Freedom University (http-//www.freedomuniversitygeorgia.com), es una iniciativa creada por varios docentes de la Universidad de Georgia para brindar a los estudiantes que no califican para ingresar al sistema educativo de Georgia una alternativa de estudios.