Adiós a símbolo de sobrepoblación en cárceles

Correccionales retiran las últimas literas de las prisiones más hacinadas
Adiós a símbolo de sobrepoblación en cárceles
Un guardia atraviesa el gimnasio vacío de la prisión Deuel Vocational Institution de Tracy, donde una vez hubo hasta 700 camas.
Foto: AP

TRACY, California .— Las prisiones de California marcaron un hito el viernes, cuando las autoridades informaron que habían retirado las últimas 20,000 literas que se encontraban hacinadas en gimnasios y otras áreas comunes para albergar a los prisioneros, ya que las celdas tradicionales se encontraban saturadas.

Las literas de dos y hasta tres camas, se habían convertido en un símbolo de la crisis de sobrepoblación que enfrenta el sistema penitenciario del estado, dijo el secretario de Correccionales, Matthew Cate, al anunciar el fin de esa práctica.

“Esto simbolizaba un sistema tan congestionado que no podía operar de manera eficiente o efectiva”, dijo Cate, durante una presentación en la prisión estatal Deuel Vocational Institution en Tracy, a unas 70 millas al sur de Sacramento.

El hacinamiento era tan grave en el California Rehabilitation Center del Condado de Riverside que en el 2005, los guardias de seguridad tardaron varias horas antes de darse cuenta que un reo había sido asesinado en su improvisado dormitorio.

Desde entonces, los jueces federales forzaron a California a hacer cambios radicales en la forma en que albergan a los prisioneros. La población de presos se ha reducido en más de 19,000 personas luego de que a partir de octubre se empezó a trasladar a las cárceles de los condados a los prisioneros menos peligrosos.

Actualmente en el estado hay más de 142,000 presos, pero deberá reducir la población en otros 17,000 reos antes de junio del 2013, fecha límite que le otorgó una corte federal para reducir el hacinamiento en las 33 penitenciarías para adultos del estado. Los jueces federales le ordenaron también al estado, que redujera la población de prisioneros para mejorar el servicio médico, que era tan malo, que los jueces consideraron que se estaban violando los derechos constitucionales de los presos.

Eran tantas las camas colocadas en las áreas comunes de las prisiones, que en ellas dormían más presos que las poblaciones completas de prisioneros de 25 estados de la Unión, según estadísticas nacionales del 2010.

Las condiciones de hacinamiento provocan rebeliones y violencia, dijeron los jueces. El dictamen de la corte citó a un experto médico que testificó que el forzar a los prisioneros a compartir una cantidad muy reducida de baños, hacía que las áreas más congestionadas, se convirtieran en sitios propicios para infecciones y enfermedades.

El hacinamiento no sólo era insalubre y peligroso para los presos, dijo la corte, sino también para los guardias. En los dormitorios más congestionados, había 1 guardia por cada 200 presos.

“Estas camas ofrecían un ejemplo extremadamente gráfico del hacinamiento y la falta de humanidad que enfrentaba todo el sistema”, dijo Don Specter, director de la organización sin fines de lucro, Prison Law Office, de Berkeley, la cual demandó al estado para forzarlo a reducir la sobrepoblación como una forma de mejorar los tratamiento para los presos enfermos.

El uso de estas literas empezó hace más de 25 años, pero alcanzó su punto culminante en agosto del 2007, cuando el Departamento tuvo 72 gimnasios y 125 áreas comunes congestionadas con camas para 19,618 presos.

Algunos abogados que representan a presos calculan que para junio de 2012 todavía habrán 6,000 presos más en las 33 penitenciarías para adultos del estado que lo que permite la orden judicial.

Alrededor de la web