Muere padre de Hilda Solís

Muere  padre de Hilda Solís
Don Raúl Sánchez Solís, centro, con su hija, la Secretaria de Trabajo Hilda Solís y el presidente Barack Obama.
Foto: credito de foto

Su nombre completo era Raúl Sánchez Solís, pero en Estados Unidos se le conocía como Raúl S. Solís; de ahí el apelativo que llevan sus siete hijos, aunque a él le gustaba que le dijeran “Don Raúl”.

Era el padre de la secretaria del Trabajo, Hilda Solís, un hombre religioso que solía disfrutar de la naturaleza y que el miércoles 29 de febrero a las 11:45 de la mañana exhaló su último aliento.

Dos días antes había cumplido los 88 años de edad y, aunque tendido en una cama de hospital, la pasó feliz en compañía de su familia y recibiendo llamadas telefónicas de parientes en la Ciudad de México y de Coscomatepec, Veracruz, el pueblo donde vivió de niño.

En octubre Don Raúl sufrió un ataque cardiaco, lo que provocó que su corazón empezara a funcionarle sólo al 30%, hasta que el miércoles le dejó de palpitar.

Don Raúl nació el 27 de febrero de 1924 en Tucson, Arizona; pero tras el fin de la Revolución Mexicana sus padres regresaron a Veracruz. Todavía siendo un chamaco, Sánchez Solís regresó a Estados Unidos como parte del Programa Bracero, luego trabajó en una fábrica de reciclaje de baterías de carros, donde sufrió en carne propia el envenamiento de plomo por las condiciones laborales, lo cual lo llevó a ser un exitoso líder sindical de los Teamsters.

En la Ciudad de México estudió en el Seminario de la Iglesia Católica, devoción que llevó consigo hasta el último de sus días.

Ya establecido en California conoció a Juana Sequeira, una nicaragüense que se convertiría en el amor de su vida durante los 58 años que vivieron en matrimonio. Con ella tuvo también a sus siete hijos: Irma, Raúl Jr., Hilda, Víctor, Beatriz, y las gemelas Anna y Leticia.

Su hija Hilda Solís es la primer mujer hispana en dirigir el Departamento del Trabajo en Estados Unidos.

Don Raúl será velado el próximo domingo de 5:00 a 8:00 de la tarde en la capilla del cementerio Rose Hills, y al siguiente día, tras una misa matutina en la Iglesia St. Louis of France, en La Puente, será sepultado en el mismo panteón.

Anna Solís dijo que apenas el domingo pasado le celebraron su cumpleaños a Don Raúl, quien a pesar de no poder hablar porque estaba conectado a un ventilador, se mostró muy contento cuando le cantaron “Las Mañanitas”.

“Era un hombre que amaba a su familia, a su esposa, bien dedicado, nos decía que debíamos estar unidos en tiempos dificiles, luchar y ser mejor persona, y creer mucho en Dios”, comentó la menor de sus hijas.

“Siempre nos dio consejos de como seguir adelante”, agregó Anna con el llanto en las palabras. “Era un hombre muy amable, era un hombre muy fuerte, independiente, siempre luchaba por la familia”.

Alrededor de la web