Prevén graves consecuencias si suprimen ciudadanía automática

Consejeros de Mitt Romney proponen eliminar el derecho que concede ciudadanía automática a todos aquellos nacidos en EEUU.
Prevén graves consecuencias si suprimen ciudadanía automática
Mitt Romney.
Foto: EFE / Erik S. Lesser

Washington (EFE).- Varios líderes conservadores advirtieron hoy de que la supresión de la ciudadanía automática, como proponen algunos consejeros del aspirante republicano a la presidencia Mitt Romney, causaría efectos “devastadores” en la economía del país, además de tener consecuencias muy negativas a nivel demográfico y político.

La Fundación Nacional de Política Estadounidense (NFAP, en inglés) publicó hoy un estudio sobre las consecuencias inmediatas que tendría la eliminación de este derecho reconocido por la Constitución estadounidense por el que se concede la ciudadanía automática a todos aquellos nacidos en territorio de EE.UU.

Algunos de los consejeros del precandidato republicano a la presidencia Mitt Romney ya han puesto de manifiesto su apoyo a la modificación de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución que recoge el derecho a la ciudadanía por nacimiento.

La abogada Margaret Stock, que lideró el estudio para la NFAP, consideró de especial importancia las conclusiones extraídas del mismo debido a la política de inmigración que ha anunciado el candidato en su campaña.

Uno de los principales promotores de esta modificación constitucional es Kris Kobach, considerado el “padrino” de las leyes de inmigración de Arizona y Alabama y uno de los principales asesores de Romney.

“La consecuencia más inmediata será un incremento de la burocracia y los gastos personales en abogados, pagos federales y exámenes a los que muchas familias se verán obligados para regular y probar su legalidad”, advirtió hoy la abogada en conferencia de prensa.

Según el estudio, la anulación de la ciudadanía automática provocaría un aumento de los costes por nacimiento entre 600 y 1600 dólares por recién nacido, además de producir grandes problemas fiscales en la seguridad social y otros programas federales.

“Incrementará la sombra económica del país y reduciría la recaudación de la base impositiva. Los estadounidenses deben ser muy conscientes de las consecuencias que puede tener el moverse en esta dirección. Esta medida es extremadamente costosa, incluso para las familias que no tengan que probar su estatus”, insistió Stock.

La presidenta del Centro para la Igualdad de Oportunidades, Linda Chávez, explicó también que dicha medida no sólo supondría unas consecuencias “devastadoras” a nivel económico, sino que además provocaría un cambio más que sustancial en el tejido demográfico y tendría unas fuertes consecuencias políticas.

“La anulación de la ciudadanía automática incrementaría exponencialmente la población ilegal en el país. (…) Además, interfiere radicalmente con nuestra idea de nación y puede ser un desastre demográfico al ilegalizar a millones de ciudadanos que en realidad son estadounidenses”, puntualizó Chávez.

Stuart Anderson, director ejecutivo de la NFAP explicó a Efe que el informe pone tan en evidencia las consecuencias negativas que tendrían lugar si se pusiera fin a la ciudadanía automática “que no tiene sentido estar defendiendo esta postura ahora y tampoco en el futuro.

“Teniendo en cuenta los costos y los estragos que causaría acabar con la ciudadanía por nacimiento es evidente que los partidarios de ella, que tratan de hacer frente a la inmigración ilegal, no han pensado en las consecuencias negativas de sus propuestas y está claro que por ello la gente no debería escucharlas”, añadió Anderson.

El Instituto de Política Migratoria (MPI, en inglés) ha estimado que Estados Unidos perdería entre 4.7 y 13.5 millones de nuevos ciudadanos para el año 2050 si se negara la cláusula de ciudadanía a los hijos de inmigrantes indocumentados ya que carecerían del derecho a permanecer en territorio estadounidense.

El estudio publicado hoy, advierte además de que la principal causa por la que los inmigrantes indocumentados llegan a EE.UU. no es la búsqueda de la ciudadanía, sino la reunificación familiar o la búsqueda de empleo, por lo que no reduciría la población inmigrante, sino que simplemente aumentaría la de aquellos en situación ilegal.