Jóvenes hispanos, un capital de EEUU

Empresas reconocen que hay que invertir en ellos porque serán los futuros líderes

Jóvenes hispanos, un capital de EEUU
Los hispanos serán una de las minorías más grandes en Estados Unidos para 2042.
Foto: Aurelia Ventura / la Opinión

Para cambiar la realidad de la comunidad hispana en Estados Unidos no basta con ser inteligente y tener un título universitario, hay que ser líderes y ocupar posiciones claves en los puestos de poder donde se toman las decisiones.

Esto lo tiene claro Nancy Padilla, una estudiante de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), quien recientemente en viajó a Chicago con una beca del Instituto de Liderazgo Hispano de Estados Unidos (USHLI).

“Como jóvenes tenemos que asumir nuestro rol y prepararnos”, afirmó Padilla, quien estudia Desarrollo Internacional en UCLA. “Los latinos somos una minoría muy grande y tenemos que tener la motivación para seguir adelante”.

Padilla participó con otros casi 3,000 jóvenes, de prácticamente de todo el país, en una conferencia organizada por USHLI cuyo objetivo es preparar a los nuevos líderes hispanos que atenderán las necesidades de esta comunidad que crece cada vez más en EEUU.

Desde hace tres décadas, USHLI, una de las organizaciones hispanas no partidistas más importantes en el país, ha sido una incubadora de líderes comunitarios, políticos o en el sector privado, pero como explica su presidente y uno de los tres fundadores, Juan Andrade Jr. “ los retos que la comunidad hispana enfrenta ahora son más fuertes e importantes que nunca, pero también la influencia que esta puede tener en el futuro económico, social y político de EEUU”.

De hecho, el lema de la convención de este año fue: “Redefiniendo el liderazgo, transformando nuestra nación”, y ahí todos coincidieron en que para lograrlo se tiene que comenzar por reforzar el poder del voto y la participación cívica.

La edad media de los hispanos en 2003 era de 26.7 años, la más baja de todos los grupos étnicos, comparado con el 35.9 de la población en general en Estados Unidos. Actualmente 4.5 millones de hispanos nacidos en este país cumplen 18 años de edad, o sea 50 mil nuevos potenciales votantes por mes.

Actualmente el 80% de la población anglosajona tiene edad de participar en los procesos electorales, comparado con menos del 60% de los hispanos, pero esta realidad se revertirá conforme avance el siglo.

“La meta de USHLI es llegar a por lo menos medio millón de esos jóvenes y registrarlos para votar, que se involucren en la actividad cívica”, señaló.

Hasta ahora, en sus 30 años de existencia, USHLI asegura haber registrado a más de 2.2 millones de votantes latinos y más de 300 mil personas han asistido a sus programas de entrenamiento de liderazgo.

“Nuestros jóvenes se están educando, pero necesitan incorporarse en la política, en la economía y cómo académicos, necesitamos invertir en ellos”, señaló Andrade, cuya organización ha entregado $1.5 millones en becas a estudiantes latinos con fondos que provienen en su mayor parte de donaciones del sector privado.

Las grandes empresas reconocen que los jóvenes hispanos conformarán no sólo uno de los mercados con mayor potencial económico en el futuro cercano, sino la mano de obra disponible y requieren que tengan las destrezas que la nueva economía requiere.

Es así como empresas como Wal-mart, Wallgreens, AT&T, Southwest, General Motors e, incluso, U.S. Army figuran en la lista de patrocinadores de USHLI.

“Tenemos que invertir en nuestros jóvenes para desarrollar a los nuevos líderes. Invertir en ellos para que tengan las bases fundamentales necesarias para tener éxito”, manifestó Alma Guajardo-Croslley, directora de Iniciativas de Diversidad General Motors, la cual, por ejemplo cuenta con el Programa Buick Achivers Scholarship, a través del cual ofrece 100 becas de $25,000 cada una para estudiantes que están por entrar a una universidad.

“En GM, sabemos que los latinos son fundamentales para nuestro éxito. Estamos orgullosos de asociarnos con USHLI en este esfuerzo por proveer oportunidades de liderazgo a la juventud hispana”, dice Guajardo-Croslley.

El crecimiento de la población latina ha cambiado dramáticamente la complexión de Estados Unidos y ha tenido un extraordinario impacto social, económico, cultural y político en la sociedad estadounidense, y no hay una señal aparente de que este se vaya a detener.

Los expertos predicen que para finales del siglo 21 un 40% de la población será anglosajona, un 33% hispana, 13% afroamericana y 13% asiática.

Para 2042, los grupos raciales compondrán serán mayoría en la población de EEUU, la cual alcanzará los 100 millones, con uno de cada cuatro hispano y como dice Nancy Padilla, “los jóvenes de ahora deben prepararse para ser los líderes del mañana.