Ambulantes exigen se les haga justicia

Expresaron su temor a ser arrestados o hasta deportados

Guía de Regalos

Ambulantes exigen se les haga justicia
Más de una docena de personas se manifestaron en la calle Alvarado afuera de la estación del metro MacArthur.
Foto: Esmeralda Fabián

Más de una docena de vendedores ambulantes de la calle Alvarado, se manifestaron ayer por la tarde demandando respeto y justicia, afuera de la estación del metro MacArthur. Ellos expresaron públicamente su temor no solo a ser arrestados por la policía sino hasta de llegar a ser deportados mientras buscan ganarse la vida.

Y con todo y el peligro que esto representa para las decenas de vendedores que salen a esta calle todos los días para ganar el pan de cada día, en su mayoría inmigrantes indocumentados, esta es su única forma de subsistir.

Lina Rangel lo ha hecho así durante nueve años en los que llega desde muy temprano a poner su puesto de gelatinas o tamales en la esquina de la Alvarado y la calle sexta para poder tener una fuente de ingresos que necesita para mantener a sus hijos y nietos.

“En dónde voy a conseguir un trabajo más decente a mis 62 años y sin papeles”, expresó Rangel. “Es una situación muy triste la que vivimos como vendedores ambulantes porque además de tener que pelear por los espacios con otros vendedores, siempre estamos a la espera de que llegue la policía y nos de una multa o nos tire la comida”, explicó la vendedora, quien además sufre las duras condiciones de no tener un seguro médico para atenderse la pierna que se lastimo recientemente en una caída de un segundo piso. Por lo que con todo y bastón y el dolor en su pierna asistió a la protesta.

“Lo que pedimos a la policía y a las autoridades es que nos respeten como los seres humanos que somos. Solo estamos tratando de ganarnos la vida. Yo hasta pago mis impuestos cada año a este país, merezco ser tratada con respeto”, clamó la mujer.

Ana García, otra vendedora ambulante de comida señaló que han tratado de solicitar permisos de la ciudad para vender legalmente pero nunca los han podido obtener.

De acuerdo con el activista Carlos Montes, quien estuvo a cargo de organizar la protesta, el concejal de la ciudad de Los Ángeles Ed Reyes dejó fuera a los vendedores de la Alvarado cuando Reyes inició un programa piloto en el que otorgó permisos a los vendedores ambulantes de Westlake para vender los sábados

“Estamos bien organizados todos y nos apoyamos unos a otros , el problema es que las autoridades no nos quieren ayudar”, indicó García. “Aunque nos cobraran pero que nos dejaran trabajar tranquilos”, resaltó.

Pero no todos los presentes afuera de la estación del metro dieron muestras de apoyo a los ambulantes, Ana Luna por ejemplo opinó, “cada quien tiene derecho a ganarse la vida como pueda, pero creo que no esta bien que vendan comida en las calles porque hay reglamentos para eso”, dijo la vecina del área. “A veces veo el mosquerío encima de los puestos y eso no me gusta”, enfatizó.

“Pues solo nos queda confiar en Dios en que algún día vamos a poder ganarlos la vida dignamente”, dijo Rangel esperanzada.

El Departamento de Policía de Los Ángeles por su parte dijo a través de un portavoz que la estación Rampart tenía conocimiento de la protesta, pero no de las quejas que estos vendedores manifestaron en contra de la policía.