Giraldo en 3 y 2: El ‘lineup’ de los peloteros desempleados

También en el beisbol el mundo es ancho y ajeno. O si no mire esto, hay 30 franquicias listas para ajustar sus rosters de 25 peloteros cada una, lo que en mala aritmética son 750 jugadores bajo contrato, pero además cada equipo tiene previsto un segundo roster ampliado que agrega 15 peloteros por equipo para establecer el famoso roster de 40 jugadores. Y eso dice que hay 1,200 peloteros empleados.

Aun así, hay más de 150 jugadores de posición y casi 70 lanzadores, engrosando las peligrosas cifras del desempleo que tanto trasnochan a Barak Obama.

UN EQUIPO DE LUJO: Ni más ni menos. Lo único es que no pueden jugar. O tal vez sí, pero ya nadie les paga en la gran carpa para que lo hagan.La mayoría están viejos, dirá usted, pero a muchos les quedan outs en su brazo e imparables en sus bates.

OK, MUCHACHOS…: La frase tradicional le viene bien a Terry Francona, el más cotizado de los mánagers desempleados. El encargado de fijar en la pared del clubhouse el lineup mientras los excluidos ponen cara de perro bravo.

EN LA LOMITA: Como Roy Oswalt se empecinó en que vale más de lo que le quieren pagar, está sin empleo, aunque talento tiene, y mucho. Abridor de lujo. O si lo prefiere, puede convencer a Javier Vázquez, que a los 35 años todavía gana 12 juegos (no le voy a decir cuántos puede perder).

…Y LUEGO VIENE: Relevistas es lo que hay. Aunque muchos de éstos sean expertos en sacar outs a los zurdos o viceversa, pero con Mike González, Kyle Davis y Sergio Mitre de taponero, salvamos los muebles. No olviden a Arthur Rhodes, aquel hombre que llegó a la Serie Mundial con la seguridad de llevarse la sortija de campeón… ganara quien ganara entre Cardenales y Rangers. Rhodes había iniciado temporada con los texanos, y remató en la Serie Mundial con los de San Luis. Igual… ahora nadie lo quiere.

EN PRIMERA: Derreck Lee es uno de aquellos que en ninguna parte acabó de dar lo que tenía. Aun así, batea para .280 y tiene en su mochila 331 jonrones que no se los regaló nadie en 15 años de brega en el beisbol. Menos defensa y más poder puede tener Jason Giambi, que a los 40 años sabe que su bate a la zurda ha sido la verdad de su beisbol.

RECEPTOR: Indiscutible… Iván “Pudge” Rodríguez, un hombre que a los 40 años tiene cosas para dar, incluso como bateador designado. El boricua, un futuro Salón de la Fama de Cooperstown, tiene 2,844 imparables, y con poco más puede meterse en el club de los 3 mil.

EN SEGUNDA: Carlos Guillén no tuvo lugar en la nueva tropa de Jim Leyland, en Detroit, pero es multifuncional y da una mano, claro que con .232, 3 jonrones y 113 remolques… ¡Ufff!

EN TERCERA: Allí fue a parar el gran Miguel Tejada, que con .239, 4 y 26 hizo lo necesario para que los Gigantes no lo tuvieran en cuenta desde bien temprano en 2011.

CAMPO CORTO: Édgar Rentería tiene 35 años y está semi-cuasi retirado, pero si le hacen una señal para moverse de su mansión en Florida… va y se rebusca un par de lineazos para ganarse el sueldo… Cualquiera quiere en su lineup a un hombre que definió dos series mundiales (1997 y 2010).

RIGTH FIELD: JD Drew dice que está fatigado y que a los 37 años no está para mendigar turnos al bate, pero fisicamente se ve impecable y su guante aún podrá bajar algunos elevados inofensivos en la pradera derecha.

CENTER FIELD: Pobre Johnny Damon. Fue a ofrecerse los Yanquis y le dijeron que preferían a Andruw Jones. Llamó a Tampa y le dijejon que con ese dinero (un millón) traían a cuatro chicos de Venezuela o Dominicana.

LEFTFIELD: Nadie le dio trabajo al buen Godzilla porque Hideki Matsui quedó maldito desde que los Yanquis lo echaron del Bronx después de ser el MVP de la Serie Mundial de 2009. En 2011 tuvo .251, 12 y 72.

BATEADOR DESIGNADO: Vladimir Guerrero. “Vlad” ya no agarra un gato con reumatismo, pero con un bate siempre puede hacer algo… Primero hay que permitirle comer mangú cocinado por su madre en el club house, y después le dirá cómo bateó la temporada pasada para .290 con 13 estacazos y 63 remolques.

BAT BOY: Darren Baker, y nadie se va a atraver a discutirlo. Por estos días cumple la sanción de 10 años que le aplicaron cuando tenía cinco añitos y corría cerca de home en la Serie Mundial entre Angels y Gigantes. Darren, que no es gran cosa como pelotero, puede reasumir, como “bat boy” si Bud Selig se lo permite.

GRAFITTI:

A los peloteros como a las mujeres… cuando se acercan a los 40 años no les suena su celular con tanta frecuencia como querrían”.

Luego la seguimos.