“Madam” usaba a esta “barbie” como reclutadora

A Jaynie Mae Baker se le imputa colaborar con el negocio de prostitución de “alto nivel” que se alega operaba en el alto Manhattan.

“Madam” usaba a esta “barbie” como reclutadora
Jaynie Mae Baker al salir hoy de la corte, donde se imputó promover la prostitución.
Foto: AP / Seth Wening

Nueva York – Vestida y maquillada cual modelo de revista, Jaynie Mae Baker, acusada de reclutar a las prostitutas que trabajaban en el burdel de “alto nivel” que se alega dirigía Anna Gristina en el alto Manhattan, se entregó hoy a las autoridades.

Y en horas de la tarde, la mujer de sólo 30 años se declaró no culpable del cargo de promover la prostitución, pagó una fianza de $100,000 y con su cabeza en alto partió de la corte.

Su supuesta socia, Anna Gristina, fue arrestada el mes pasado. También se declaró no culpable, pero no pudo pagar la fianza de $2 millones que le impuso el juez. De ser halladas culpables, ambas enfrentarían hasta siete años de cárcel.

Las autoridades buscaban a Baker el mismo día en que Gristina fue arrestada, pero su paradero era desconocido. Según explicó hoy su abogado, Robert Gottlieb, la mujer no había huído: Estaba en Cabo San Lucas, México, acompañando a su hermana que atraviesa por un proceso de divorcio doloroso.

Sin embargo, luego de que amigos la llamaran y le dijeran que había gran cantidad de medios frente a su hogar, ella se comunicó con Gottlieb y fue él quien contactó a los fiscales para programar su entrega. La mujer viajó a Nueva York el pasado sábado y desde ayer estaba lista para enfrentarse a la justicia, dijo el abogado.

“Nunca hubo dudas de que ella vendría a enfrentar los cargos” dijo Gottlieb, quien describió a su clienta como una mujer dedicada a hacer obras de caridad y que voluntariamente gustaba de relacionar a gente con fines amorosos, pero no con un salario y menos como una “madam”.

El abogado no reveló si Baker conoce a Gristina, tal como se le imputa.

Baker aparece en una lista como si trabajara en el servicio “VIP Life”, en el cual supuestamente se encargaba de cuadrar las citas. No obstante, la fundadora de ese servicio, Lisa Clampitt, dijo que Baker fue una pasante, que nunca refirió a ningún cliente o recibió paga durante los seis meses que estuvo trabajando allí.

Gottlieb, por su parte, insistió en que Baker no ha hecho nada ilegal y reiteró que la mujer se pasa involucrada en obras de caridad, que cocina para los menos afortunados y que incluso ha viajado para ofrecer ayuda y ropa a huérfanos en India.

“Miss Baker es una mujer decente, maravillosa y de buen corazón…” dijo el licenciado.

Pero la fiscalía pintó un cuadro muy distinto sobre la mujer. “Tenemos numerosos informantes que durante años han incluido a Baker dentro de la operación del negocio de la prostitución”, aseguró en corte el fiscal de distrito de Manhattan, Charles Linehan.

Y anticipó que “tendremos más evidencia contra la mujer”.