Nueva York da último adiós a periodista fallecida en Siria

'Fue la mejor corresponsal de guerra que hemos tenido', Murdoch

Nueva York da último adiós a periodista fallecida en Siria
Entrega de los cadáveres de la periodista estadounidense Marie Colvin y del francés Rémi Ochlik, en el Hospital Universitario de Damasco.
Foto: EFE

NUEVA YORK (EFE).— Familiares, amigos y figuras del mundo del periodismo como el magnate australiano Rupert Murdoch se unieron ayer en Nueva York para dar el último adiós a Marie Colvin, la corresponsal del periódico londinense Sunday Times fallecida el mes pasado en un bombardeo en la ciudad siria de Homs.

“Fue la mejor corresponsal de guerra que jamás hemos tenido, y creo que probablemente también la mejor del mundo”, dijo Murdoch a su llegada al funeral de la periodista que se llevó a cabo en su localidad natal de Oyster Bay, en Long Island (Nueva York), según recoge el diario Newsday.

El magnate de la comunicación, propietario de la cabecera para la que Colvin cubría la violenta represión del régimen del presidente sirio Bachar Al Asad cuando murió, acudió a la iglesia St. Dominic de Long Island junto al director de ese dominical, John Witherow, quien también quiso rendir tributo a la reportera.

Murdoch y Witherow se unieron a familiares, amigos y periodistas para despedir a la veterana corresponsal de guerra, para quien el cuerpo de bomberos de Long Island colgó una enorme bandera de Estados Unidos en las inmediaciones de la iglesia, donde se reunieron además muchos de sus admiradores.

“Los tamiles de todo el mundo rinden tributo a tu valentía y sacrificio”, se podía leer en una pancarta a las afueras de la iglesia donde se celebró el servicio religioso para despedir a la periodista, quien en 2001 perdió el ojo izquierdo al ser alcanzada por una granada mientras informaba sobre la guerra en Sri Lanka.

Siempre en primera línea de batalla, Colvin también narró conflictos como los de Sierra Leona, Timor Oriental, Kosovo, Zimbabue y Chechenia, si bien estaba sobre todo especializada en Oriente Medio y el mundo árabe.

La larga carrera con la que se convirtió en toda una leyenda del periodismo se acabó a sus 55 años el pasado 22 de febrero, cuando murió junto al fotógrafo francés Rémi Ochlik mientras se encontraba en un edificio en el barrio de Baba Amro bombardeado por las fuerzas del régimen de Al Asad.

El funeral de Colvin se produce el mismo día en el que la crisis siria centró una cumbre ministerial de alto nivel en el Consejo de Seguridad de la ONU, dedicada inicialmente a analizar los cambios en Oriente Medio en el marco del primer aniversario del comienzo de la “primavera árabe”.

Allí, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, pidió a Rusia y China que cambien de postura y apoyen el plan de transición diseñado para Siria por la Liga Árabe para detener de una vez “los asesinatos de sirios inocentes”.