CR-7 comanda avanzada

El Real Madrid solventó ayer sin alardes, por marcador de 4-1, su compromiso de octavos de final de la Champions para dejar en el camino al equipo ruso CSKA de Moscú y así buscar su décimo título de este torneo.

CR-7 comanda avanzada
El delantero portugués Cristiano Ronaldo (izq.) aguanta la barrida del defensa del CSKA de Moscú, Vasili Berezutski, ayer en el Bernabéu.
Foto: EFE

MADRID, España (EFE).– El Real Madrid solventó ayer sin alardes, por marcador de 4-1, su compromiso de octavos de final de la Champions para dejar en el camino al equipo ruso CSKA de Moscú y así buscar su décimo título de este torneo.

Lejos de la aplastante autoridad mostrada por otros aspirantes en sus respectivos compromisos, evidenciada por el propio conjunto blanco en la fase de grupos, el Real Madrid eliminó a su rival sin aspavientos.

Lo doblegó sin apuros, con brillo a ratos pero sin continuidad.

Real Madrid estará por segundo año consecutivo en los cuartos de final de la Champions a la espera de empresas mayores.

Los jugadores de José Mourinho enterraron las noches negras que tradicionalmente dejaban al bloque blanco estancado en la frontera de los octavos.

El estratega del cuadro madridista mantuvo la apuesta del argentino Gonzalo Higuaín como referencia en ataque y con el brasileño Kaká y el alemán Mesut Ozil otra vez juntos de inicio.

El Madrid, en el arranque, estuvo impreciso, sobre todo en el último pase, y facilitó las salidas a la contra de su rival.

Kaká, activo pero poco afortunado al principio, fabricó el gol de Gonzalo Higuaín, poco antes de alcanzar la media hora de partido.

El brasileño controló a la perfección un estupendo centro del alemán Sami Khedira, que pilló en un renuncio a toda la zaga rusa. Higuaín, a puerta vacía, rompió la resistencia moscovita.

Ya con el dominio del partido, Real Madrid fue adelante y terminó por liquidar el duelo con dos goles de Ronaldo y otro de Benzemá.

En la ronda de cuartos de final de la Champions también estará el Chelsea, ganador ayer de un partido de altísima intensidad y repleto de emoción en Stamford Bridge contra el Nápoles (4-1), al que derribó con una anotación del serbio Branislav Ivanovic en el primer tiempo de la prórroga, después de que el conjunto londinense equilibrara el 3-1 de la ida en 90 minutos.

El equipo inglés remontó en un duelo sin pausa en las áreas y con una batalla sin tregua por cada pelota.

Dos cabezazos impecables, el primero del marfileño Didier Drogba en el 28′ y el segundo de John Terry, en el 4′, pusieron primero el 2-0.

El suizo Gokhan Inler respondió para el Nápoles con un trallazo desde fuera del área, pero Frank Lampard, de penalti, empató la eliminatoria aún con cuarto de hora por delante y ya con Fernando Torres sobre el terreno de juego.

El atacante, muy activo en las acciones ofensivas de su equipo, entró al campo en el minuto 63.

El 3-1 envió el choque a la prórroga, en la que un gol de Ivanovic dio la clasificación al Chelsea, invicto con Roberto Di Matteo al frente del banquillo del cuadro de la Premiere.

El Chelsea es el único equipo que queda vivo en el torneo de la Champions y ayer salvó su etiqueta de manera drmatica.