Dicen haber sido ‘engañados’ por la Iglesia

Aseguran que la Policía los sacó 'de manera brutal' del recinto religioso

Dicen  haber sido   ‘engañados’ por la Iglesia
Iglesia de la Caridad en el popular barrio de Centro Habana.
Foto: EFE

LA HABANA, Cuba (EFE).- Los disidentes cubanos que ayer fueron desalojados de un templo de La Habana se sienten “engañados” por los responsables de la Iglesia católica y aseguran que la Policía los sacó “brutalmente” del recinto religioso, según dijeron ayer miembros del grupo.

“El párroco abrió las puertas y rejas de la iglesia a la brigada antimotines y nos sacaron brutalmente, nos arrastraron, nos empujaron, nos dimos golpes contra los bancos”, afirmó el disidente Fred Calderón en conversación telefónica.

Agentes de la Policía entraron en la noche del jueves en la iglesia de La Caridad de La Habana para retirar a los 13 disidentes que estaban encerrados desde el pasado martes con el objetivo de reclamar reformas aperturistas en la isla.

Esa acción se produjo tras la petición del cardenal Jaime Ortega a las autoridades por la reiterada negativa de los disidentes a abandonar el templo, si bien el prelado pidió que se protegiera la integridad de estas personas.

Calderón, de 32 años, dijo ayer que los comunicados de la Iglesia “han mentido desde un principio” y también “mintió” el canciller de la Archidiócesis, monseñor Ramón Suárez Porcari, porque les manifestó que un “representante del Gobierno” iba a “dialogar” con el grupo.

Además, refirió que en la unidad policial les tomaron sus huellas digitales, les hicieron fotografías y análisis de orina, les cortaron trozos de cabello y les pidieron firmar actas de advertencia que finalmente se negaron a suscribir.

De acuerdo con el relato de Calderón, la Policía cubana los soltó “paulatinamente” hacia la medianoche y los trasladó a sus viviendas en coches patrulla.

Similar versión de los hechos ofreció también Vladimir Calderón, otro de los disidentes desalojados y director del ilegal Partido Republicano de Cuba.

“Lamentamos que los representantes de la Iglesia nos hayan engañando”, dijo Vladimir Calderón, quien negó que él y sus compañeros hayan tratado de boicotear la visita a Cuba del papa Benedicto XVI o causar daño a la Iglesia.

La pretensión de este grupo era aprovechar la visita del Pontífice “para decir que hay oposición en Cuba aunque el Gobierno lo niegue”, explicó.

Aunque están disgustados por el desenlace de este episodio, “se ha demostrado que el régimen cubano no quiere dialogar con quienes piensan distinto”, dijo este disidente, quien también llamó a la unidad de la disidencia interna en Cuba.