Insulza espera plena asistencia en cumbre

El presidente de Ecuador todavía mantiene en duda su presencia

Insulza espera plena asistencia en cumbre
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (c), participaba ayer en un foro en la sede de la Aladi, en Montevideo.
Foto: EFE

MONTEVIDEO, Uruguay (EFE).- El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, expresó ayer en declaraciones su esperanza de que todos los países miembros del organismo asistan a la próxima Cumbre de las Américas, después de que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, volviera a poner en duda su presencia.

“Mientras no haya una respuesta definitiva al presidente [colombiano, José Manuel] Santos no nos vamos a preocupar. Tengo la esperanza de que todos concurran”, indicó Insulza y recalcó que las invitaciones al evento, que se celebrará el 14 y el 15 de abril en Cartagena de Indias, las cursa el país anfitrión.

Insulza participó ayer en un foro sobre modelos de desarrollo organizado por la Asociación Latinoamericana de Integración, en coincidencia con la Asamblea anual de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo.

Los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), formada por Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, además de San Vicente y las Granadinas, Dominica, y Antigua y Barbuda, amenazaron recientemente con no asistir a la reunión porque el Gobierno de La Habana no fue invitado al encuentro.

Correa criticó el jueves en Ankara, durante una visita oficial a Turquía, la exclusión de Cuba de la Cumbre de las Américas, que calificó como una “cumbre de frases cliché y lugares comunes”, a la que, dijo, no se prestará, lo que fue interpretado inicialmente como que no iba a asistir.

Horas después su homólogo boliviano, Evo Morales, se comprometió, sin embargo, a acudir al encuentro durante una visita oficial a Colombia y aceptó clausurar la cumbre social que se realizará de forma simultánea a la cita de jefes de Gobierno y Estado de 34 países.

Santos viajó la semana pasada a Cuba para comunicar a su par cubano, Raúl Castro, su decisión de no invitarle a la cumbre de Cartagena debido a que no se pudo lograr un consenso entre los países participantes para hacerlo.

El único Gobierno que ha manifestado abiertamente su rechazo a invitar a Cuba a Cartagena es el de Estados Unidos, que considera que ese país caribeño no cumple con el requisito democrático que los participantes en las Cumbres de las Américas establecieron en 2001.

Este viernes en Montevideo Insulza calificó de “inesperada” la polémica en torno a la participación de La Habana “porque este tema fue debatido la vez anterior”.

“Se le pidió a la OEA (Organización de Estados Americanos) que revisara el problema y la Asamblea General de la OEA levantó las sanciones contra Cuba y siguió un procedimiento, en el que todos los países estuvieron de acuerdo, de iniciar un dialogo con el Consejo Permanente de la OEA para poder regularizar esta situación y este diálogo nunca ocurrió”, explicó.

“Cuba no lo hizo, más bien lo descalificó” y “lo interesante es que Cuba ahora quiere reunirse con los 34 países con los cuales no se quiso reunir para discutir esos temas hace tres años”, agregó.

Insulza abogó porque los organismos internacionales sean “lo más inclusivos posible” y recordó que cuando se produjo el golpe de Estado contra el presidente hondureño, Manuel Zelaya, hace unos años “algunos países que quisieron mantener la exclusión a Honduras por más tiempo se equivocaban”.

“De la misma manera el mantener a Cuba al margen del sistema es una limitación”, pero no es mi decisión”, indicó.

Respecto al futuro de la organización multilateral indicó que depende “de la importancia que sus países miembros quieren asignarle”.