Listos nuevos distritos en Los Ángeles

Dos concejales y comunidades asiáticas prometen demandar tras la aprobación

Listos nuevos distritos en Los Ángeles
Residentes con membretes de visitantes y con mapa en mano analizaban la aprobación de los límites distritales.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

El concejo de la ciudad de Los Ángeles aprobó ayer los nuevos mapas de distrito basados en el Censo de 2010 con cambios que despertaron la ira de dos concejales afroamericanos y de varias

comunidades asiáticas, principalmente grupos coreanos que prometieron una demanda contra los cambios.

Si el mapa prevalece ante los posibles desafíos legales que varios grupos prometieron, el nuevo concejo municipal tendrá 5 distritos de mayoría votante latina y un distrito en el que los latinos también tendrán gran influencia para elegir a su concejal.

Uno de los nuevos distritos de oportunidad latina es precisamente el Distrito 9, que hoy representa la afroamericana Jan Perry. Los demás son los ya existentes: el 6 y el 7 en el Valle de San Fernando, el 1 y el 14 en la parte central y este de Los Ángeles y el 9, en el centrosur de la ciudad. El distrito 13, en el área de Hollywood, tendrá gran influencia de votantes latinos.

Después de un proceso de 6 meses, de docenas de audiencias públicas y de una agitada reunión que duró unas 5 horas ayer en el pleno del concejo, el voto fue de 13 a 2, votando en contra únicamente los ediles Jan Perry del Distrito 9 y Bernard Parks, del Distrito 8.

Ambos alegaron que los cambios eran ilegales por basarse principalmente en “principios raciales”, se realizaron sin tomar en cuenta a los numerosos testimonios en contra y perjudicaría a comunidades económicamente desaventajadas de la ciudad.

Perry y muchos de los que testificaron ayer en la audiencia hablaron en contra de mover la totalidad del centro de Los Ángeles (downtown) del distrito de Perry, CD 9 al distrito de José Huizar, CD 14, quien hasta ahora representaba el 40% del centro: el “dedo de Broadway”, como llama el concejal a la forma del mapa que se adentra en la zona.

“Todos reconocemos que Jan Perry ha hecho un gran trabajo en el Centro pero nosotros hemos representado bien a la parte que nos ha tocado. La idea era unificar al centro en un mismo distrito”, dijo Huizar, defendiendo el nuevo diseño.

Pero Perry no dejó de discutir hasta el final de la reunión, y en un par de ocasiones se dirigió directamente al Presidente del Concejo, Herb Wesson, otro afroamericano, acusándolo de ejercer presión para “quitarme mi distrito” en supuesta revancha personal por haber votado en contra de él para la presidencia.

Parks, por su parte, se opuso a cambios en su distrito que cambiaban algunos vecindarios afroamericanos de clase media al distrito de Wesson.

Ambos se quejaron de que sus distritos perderían sus “motores ecónomicos” y quedarían encerrados “en la más profunda pobreza”.

“Sólo había que acomodar a 100,000 personas más en población”, dijo Parks. “¿Para ello había que hacer distritos que muchas comunidades ni siquiera reconocen?”

Pero Arturo Vargas, Presidente de la Comisión de 21 personas nominadas por los concejales y el alcalde que realizó el proceso de redistribución dijo que la razón de los ajustes era mucho más sencilla: los cambios demográficos que se dieron en la ciudad.

“La ciudad creció solamente en 97,000 personas en la última década”, dijo Vargas. “Pero un detalle importante: hay 120,000 latinos más y 55,000 menos afroamericanos. Los distritos 1 y 14 tenían menos población que la que debían tener y había que aumentarles para cumplir con la ley. Hubo muchas sugerencias de que downtown tenía que estar unido. Sólo hicimos lo legal y lo lógico”.

Otra comunidad que no estaba satisfecha fue la coreana. Grace Yu, directora ejecutiva de la Coalición Coreana Americana amenazó al concejo con una acción legal.

“Salimos con fuerza a oponernos a estas decisiones, nos siguen dividiendo entre distritos. Crear mapas no es algo lindo, pero peor va a ser una demanda y es lo único que nos queda”, dijo Yu.

Los grupos e individuos latinos que testificaron ayer en la audiencia respaldaron los mapas propuestos y finalmente aprobados por el concejo.

Un senador estatal aroamericano, Curren Price, fue una de las voces de esa comunidad que mostró apoyo para los cambios. “Creo que los cambios son razonables, los ajustes mantienen la letra y el espíritu del Acta de Derechos del Voto”.

Vargas apuntó que aún no hay suficientes coreanos en la ciudad para crear un distrito de influencia para esta comunidad y que unir a coreanos con filipinos y otros asiáticos “es como decir que todos son lo mismo, y no lo son para nada”.

El también presidente de NALEO apuntó que la única forma de poder “aumentar la representación de comunidades en Los Ángeles era expandiendo el concejo municipal, que sólo tiene 15 miembros”.

El concejal Richard Alarcón se hizo eco de esta idea. “Lo que tenemos es un problema estructural, no tenemos suficientes concejales. Y los concilios vecinales no controlan presupuesto, así que no tienen suficiente poder”, dijo.

Ciudades como Los Ángeles suelen tener concejos municipales mucho más numerosos. Nueva York tiene 50 y Chicago 51.

El nuevo mapa entrará en vigor para las elecciones municipales del próximo año en L.A.