Realeza sin trono

Los Reales de Kansas City, con su estelar taponero mexicano Joakim Soria, buscan volver a los primeros planos de las Grandes Ligas.

Realeza sin trono
El piloto Ned Yost confía en la sangre joven de los Reales.
Foto: AP

Salvador Pérez ascendió el 10 de agosto pasado, y en escasos 39 juegos demostró a los Reales de Kansas City que tenían un catcher para largo plazo.

Sin perder el tiempo, los Reales se movieron para darle un nuevo contrato al venezolano que se concretó al principio de la pretemporada.

Fue un pacto por cinco años y siete millones de dólares, con una opción del club por otros tres años que podría elevar el valor del acuerdo a 26.75 millones, incluyendo todas las bonificaciones.

La decisión sorprendió a algunos con el criterio de que tal vez fue apresurada, pero los jefes de Pérez en Kansas City quedaron convencidos de inmediato con alguien que bateó para .331 en 148 turnos, además de exhibir buenas dotes de líder y el potencial para convertirse en uno de los mejores receptores defensivos.

“Me tomó dos días darme cuenta que era alguien especial”, comentó el mánager Ned Yost, un exreceptor.

“Llevo mucho tiempo en este deporte… He visto a cientos de catchers debutar. Y nunca había visto un talento como el suyo. Encontramos un diamante”, agregó.

La apuesta de los Reales obedeció a un factor bastante simple de entender al considerar las circunstancias a una franquicia en uno de los llamados “mercados chicos” de las Ligas Mayores.

Es mejor arriesgar ahora y retener lo máximo posible a un talento en pleno desarrollo, en vez de perderlo ante equipos con más recursos financieros al convertirse en agente libre.

La mala suerte de los Reales fue que no podrán contar con Pérez hasta principios de julio debido a que sufrió una rotura de menisco en la rodilla izquierda.

El receptor se lastimó al pisar mal con un spike de sus zapatillas mientras trabajaba con el pitcher Jonathan Sánchez antes de un partido de pretemporada.

Por ahora, la opción de los Reales es el cubano Brayan Peña, quien bateó .248 en 72 partidos el año pasado, aunque también podrían echar mano del veterano receptor boricua Iván Rodríguez, el “Pudge”.

La mala fortuna volvió a sorprender a los Reales de Kansas City durante el partido de exhibición de ayer contra los Indios de Cleveland.

Fue un triunfo opacado por una lesión en el codo del cerrador mexicano Joakim Soria.

Soria, quien ha participado dos veces en el Juego de Estrellas por la Liga Americana, dejó la loma en el quinto inning debido a una molestia en el codo derecho después de retirar a sólo uno de los cinco bateadores que enfrentó y conceder tres carreras.

El relevista, que se perdió la campaña de 2003 después de una cirugía de reconstrucción de codo, tiene efectividad de 18.90 en tres participaciones en la pretemporada, en las que ha permitido siete carreras y 10 hits, con una base por bolas y un bateador golpeado en poco más de tres entradas.