Extreman la seguridad sobre judíos en NY

Tiroteo en Francia obliga a tomar precauciones en sinagogas y escuelas judías

Jean-Paul Amoyelle, presidente de la escuela Ozar Hatorah en   Toulouse, Francia, se preparaba   para retornar a ese país europeo, después que un tiroteo en horas de la mañana de ayer causara la muerte a cuatro personas en el  colegio judío.
Jean-Paul Amoyelle, presidente de la escuela Ozar Hatorah en Toulouse, Francia, se preparaba para retornar a ese país europeo, después que un tiroteo en horas de la mañana de ayer causara la muerte a cuatro personas en el colegio judío.
Foto: AP

Nueva York/EFE – Nueva York reforzó ayer las medidas de seguridad en sinagogas, escuelas y centros judíos de la ciudad tras el ataque contra un colegio judío de Toulouse (sur de Francia) en el que murieron tres niños y el padre de dos de ellos.

“Como medida de precaución, la policía de Nueva York ha reforzado su presencia en los vecindarios judíos y sus instituciones”, afirmó el portavoz del departamento, Paul Browne, quien aclaró que no hay una amenaza específica de ataques similares en la ciudad.

La seguridad se ha reforzado en puntos como la sinagoga de Park East o el templo Emanu-El, en el barrio del Upper East Side, en la sede de la Misión de Israel ante la ONU, o la universidad Yeshiva y el Seminario Teológico Judío de Nueva York, según la cadena CBS.

“No puede haber ninguna justificación o excusas para un crimen bárbaro, brutal y tan lleno de odio”, afirmó en un comunicado de prensa Abraham Foxman, director nacional de la Liga Antidifamación, organización con sede en Nueva York.

Foxman, que dijo que está por ver si hay motivaciones antisemitas tras el ataque, recordó que la comunidad judía de esa localidad ya fue objeto de ataques en el pasado y pidió al Gobierno francés no escatimar esfuerzos “para llevar a los asesinos ante la justicia”.

Al menos cuatro personas han muerto, tres de ellos niños, en el tiroteo que se produjo a primera hora de ayer en una escuela judía de Toulouse, en el que hubo además varios heridos, según confirmaron las autoridades francesas.

El asesino llegó en moto, en la que también huyó, y al parecer usó dos armas, una de las cuales llevaba munición del mismo calibre de la utilizada para matar a un militar el pasado 11 de marzo en Toulouse, y a otros dos en la vecina ciudad de Montauban.

El fiscal de Toulouse, Michel Valet, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el ministro del Interior, Claude Guéant, pusieron en evidencia las “similitudes” entre los tres hechos.

(Más información en la pág. 14)