Fans felinos evitan revisión

Reportan un herido y un detenido durante el Clásico entre el América y la UNAM

MÉXICO, D.F.- Toda la revisión a la que sometió la Policía a los aficionados de Pumas quedó para la anécdota cuando éstos entraron en grupo causando disturbios a su ingreso al Estadio Azteca sin pasar por el filtro.

Muy pronto los policías mostraron el nerviosismo al verse rebasados por los barristas.

A aquellos aficionados que sí fueron revisados no les quedó de otra que desprenderse de sus botellas de tequila, de los cinturones, banderas con palos y de toda clase de bebidas alcohólicas.

No faltaron los toletazos por parte de los elementos de seguridad y el miedo de aficionados que acudieron con sus hijos al estadio, por lo cual la seguridad abrió un acceso alterno en el que entró todo aquél que fuera acompañado de un infante.

El América-Pumas es uno de los partidos que más exige a los integrantes del cuerpo policial debido a la rivalidad entre ambas aficiones.

Y mientras los barristas del América se divertían quemando banderas auriazules, los Pumas llevaron en sus filas a un pollo.

Un aficionado que se identificó como Alan, de la Rebel del Sur, acudió disfrazado como el apelativo con el que los rivales de las Águilas llaman a los elementos del conjunto azulcrema.

Eso sí, portaba un traje que costó 800 pesos a la “banda”, pero él ni siquiera llevaba boleto para el partido, pero aprovechó el furor de muchos pumas que querían fotografiarse con él para pedirles una coperacha y juntar para su entrada.

Policías capitalinos detuvieron a una persona durante el América-Pumas y la Secretaría de Seguridad Pública indicó que antes del juego se brindó atención médica a un joven de 17 años al que le estalló un cohetón en la mano, por lo que fue trasladado al Hospital de Xoco.