El PRI busca atraer a migrantes en EEUU

El PRI trata de recuperar la confianza de los mexicanos y proponer un camino diferente a lo que ha hecho el gobierno de Felipe Calderón
El PRI busca atraer a migrantes en EEUU
Jorge Montaño, responsable de asuntos internacionales del PRI, en su visita ayer a 'La Opinión'.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

“De niños se nos enseñaban que había tres instituciones respetables: el Presidente, el Ejército y la Virgen de Guadalupe…, ya nomás nos queda la Virgen de Guadalupe”, dijo Jorge Montaño, responsable de asuntos internacionales del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El dicho de quien también es representante en el exterior de la campaña de Enrique Peña Nieto, era en referencia a la necesidad de cambiar de estrategia para combatir al narco en México.

“Peña Nieto no va a bajar el tono de la confrontación contra el crimen organizado”, aseguró.

No obstante, explicó, el Ejército no está capacitado para realizar tareas policíacas y se requiere de una policía nacional única.

“Porque el Ejército, sobre todo en el interior del país, ha cometido muchas arbitrariedades”, apuntó.

Esa estrategia, consideró Montaño, es uno de los planteamientos con los que el PRI trata de recuperar la confianza de los mexicanos y proponer un camino diferente a lo que ha hecho el gobierno de Felipe Calderón.

Montaño, exembajador mexicano en Naciones Unidas y en Washington de 1989 a 1995, ofreció ayer una entrevista con La Opinión durante su visita a Los Ángeles.

– ¿Por qué los migrantes deberían creerle al PRI?, se le cuestionó considerando que la gran mayoría de mexicanos en Estados Unidos huyó de su país por las condiciones de pobreza tras décadas de gobiernos priistas.

“Es la pregunta que en el PRI también se hacen”, respondió. “Yo creo que sólo con programas sociales se puede convencer a la gente”.

Justificó que la migración tampoco se ha detenido con la llegada del PAN al poder, ni con el PRD, porque Michoacán, que era gobernado por ese partido, es uno de los principales expulsores de migrantes.

“Yo creo que es la pregunta que Peña Nieto tendrá que responder con un plan muy claro de desarrollo económico”, reiteró.

Montaño, quien sirvió a los gobiernos de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, dijo que en los dos sexenios panistas de Fox y Calderón el PRI aprendió a romper estructuras viejas y anquilosadas, y por eso Peña Nieto decidió excluir a la vieja guardia del partido.

“Salinas es de la vieja guardia”, reconoció, “pero no tengo evidencia que efectivamente haya un vínculo entre Salinas y Peña Nieto, que yo conozca no existe”, señaló.

Ni Zedillo y Salinas, dijo, están influyendo en la campaña de Peña Nieto.

Y por el contrario, recalcó: “La vieja guardia está bastante molesta, muchos que hicieron esfuerzos por ser candidatos plurinominales y no lo fueron, como no lo fueron muchos que estaban en la Cámara de Diputados y que se les consideraba cartuchos quemados y que tampoco se les dio lugar”.