Empleados de salud tienen nuevas reglas

Derecho al sueldo mínimo y pago de horas extra, son las dos grandes promesas que el Departamento del Trabajo (DOL) está haciendo a los trabajadores dedicados al cuidado de la salud a domicilio.
Empleados de salud tienen nuevas reglas
Las personas que se dedican a cuidados de salud a domicilio recibirán esperados beneficios con la nueva propuesta.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

WASHINGTON, D.C.- Derecho al sueldo mínimo y pago de horas extra, son las dos grandes promesas que el Departamento del Trabajo (DOL) está haciendo a los trabajadores dedicados al cuidado de la salud a domicilio.

Durante más de 37 años, los empleados dedicados a esta área han experimentado los costos de ser una excepción. Una que en lugar de reportar beneficios por servicios otorgados, como baños, alimentación y administración de medicamentos, sólo los ha llevado a bordear el sueldo mínimo, sin importar los años de servicio.

La Ley de Normas Razonables de Trabajo (FLSA) afinó los criterios de “servicio doméstico” en 1975, excluyendo a este grupo de los beneficios básicos determinados por la legislación.

Actualmente, Estados Unidos cuenta con 2 millones de personas trabajando en el cuidado de salud dentro del hogar. Según el Departamento del Trabajo 92% de ellos son mujeres, 30% afroamericanos y 12% hispanos.

Ahora, la nueva regla presentada por DOL, limita y define los servicios de compañía en el hogar a camaradería y protección.

Actividades como acompañar, jugar cartas, ver televisión, visitar a amigos o vecinos, caminar y practicar pasatiempos seguirán manteniendo la excepción a FLSA.

“La población de adultos mayores está creciendo con rapidez y la demanda por cuidado de calidad en el hogar se está incrementando.

El gobierno cree que con las nuevas protecciones estos trabajadores serán capaces de ganar suficiente dinero para mantener a sus familias”, dijo Nancy Leppink, administradora adjunta de la división de salarios de DOL, al defender la medida ante el Congreso.

“Las condiciones actuales sólo se han traducido en una alta rotación de trabajadores en esta industria, lo que implica empleados con menos experiencia y falta de continuidad en el cuidado que reciben nuestras familias”, agregó.