LA VÍBORA

LA VÍBORA
'Colate' y Paulina Rubio
Foto: AP

Sorpresas te da la vida… Ay, cómo me acuerdo de esa estrofa cuando me entero de lo que está pasando entre Pau y Nicolás Vallejo Nágera. En pocas palabras, la pobrecita ingenua pensó que se había casado con un magnate español, como lo reprodujeron los medios cuando se dio a conocer el romance. Pero, ¿cuál? La verdad es que nuestra linda Pau se casó con un perfecto bueno para nada, que además de ser más feo que un calcetín apestoso, es un vividor que ahora se quiere hacer la víctima para que la cantante lo mantenga, según se dio a conocer en la demanda de divorcio que él sometió. Pero, ¡no contaba con la astucia de Pau! como diría el Chapulín Colorado. La artista, que saca las pezuñas como solo ella sabe, ya contrademandó y dice que no piensa ceder en nada de lo que exige su hasta ahora mequetrefe esposo. En resumen, Cuasimodo quiere ser el guardián principal de Andrea Nicolás, el hijo de ambos, y que sea Pau quien pague los costos por los trámites de divorcio. Dentro de todo, la cantante no fue tan tonta, aunque sea (dizque) rubia. Antes de casarse ella y el rufián firmaron un acuerdo prenupcial en el que establecieron claramente que “lo mío es mío y lo tuyo es tuyo”. Así que ahora nada de que hay que hacer repartición de bienes, como pidió Vallejo Nágera en su demanda. La verdad es que Paulina se atarantó al haberse metido con ese peor es nada, que jura que por ella dejó su “exitosa carrera” en España. Que yo sepa, el hombrecito ese era un verdadero yupi en su país, aunque lo vean así de feo. Pero lo más impresionante es que dice que él ayudó en el éxito profesional de su esposa. Juat!? Me va a disculpar, pero cuando se casaron Paulina tenía mucho tiempo de ser Paulina. Nos guste o no nos guste su estilo, digamos que la ex-Timbiriche ha tenido la suerte (porque no sé de qué otra forma llamarle) de ser internacionalmente reconocida. Por eso yo recomiendo a todas las viborolectoras que antes de decir “sí” a un hombre, indaguen si tiene dinero en el banco, si tiene deudas y si tiene buen crédito. Aunque no lo crean, eso es muy importante. Miren que Pau pensó que se casaba con un heredero millonario y a la mera hora resultó ser un reverendo holgazán que se dedicaba a pasear y a vivir la vida a costa de la chequera de Pau. Por eso Thalía sigue siendo mi galla. Esa sí que supo a quién darle las… gracias a través de su vida. En otras palabras, Thalis nunca dio paso sin huarache, como dicen en mi rancho…

¿Y qué onda con… AB QUINTANILLA? Hablando de rufianes, se me había pasado comentarles de este, que está en las lista de los Top 10 más horrendos. No entiendo cómo hombres como este, con la fama que tienen, pueden seguir conquistando a mujeres guapas. Bueno, más bien sí entiendo: tienen la cartera repleta de tarjetas de crédito y millones en el banco. ¿O no, Marc Anthony? El caso es que el energúmeno en cuestión ya se casó por cuarta vez, y con una modelo de 24 años, a su vez 24 años menor que él. Y ya ni hablemos de los siete hijos que tiene regados por todo Texas. Entiendo que la avaricia de muchas mujeres las haga tomar decisiones desastrosas (como las conejas que se han casado con Hugh Hefner, el magnate dueño de la revista Playboy), pero no puedo entender que pasen por alto la fealdad extrema del mamarracho con el que están. Y no solo fealdad física, sino química también. En el caso de AB, de sobra se sabe que es un hombre sin escrúpulos, extremadamente ambicioso, traicionero e iracundo. Y no creo que esas “linduras” se les quiten de un día para otro. No en balde Alicia Villarreal casi desolla a su marido Cruz Martínez cuando este hizo las pases con AB. Bien, ya veremos cuánto le dura el gusto al productor y a su nuevo pimpollo. Yo no les vaticino mucho tiempo juntos.