Newt Gingrich: el mejor oferta del Partido Republicano

Pocas veces en la historia de este hermoso país, el sueño americano ha estado en riesgo como lo está bajo el mando del presidente demócrata Barack Obama. Este riesgo latente tiene a los Estados Unidos al borde de un barranco de deuda gubernamental, que amenaza nuestros trabajos y niveles de vida.

Ante semejante riesgo, el Partido Republicano ha estado buscado cuidadosamente un candidato que pueda derrotar a Obama en las elecciones de noviembre próximo. La decisión ha sido difícil. La importancia de este año electoral ha creado incertidumbre y ha dividido el voto republicano entre diferentes candidatos.

Los cuatro candidatos a la nominación republicana tienen sus cualidades y desventajas. Sin embargo, sólo hay un candidato con la capacidad de poner a este país en la senda económica que lo ha hecho el más poderoso del mundo, su nombre es Newt Gingrich.

Durante los años noventa, Newt Gingrich, como líder de la Cámara de Representantes, balanceó el presupuesto anual y generó excedentes fiscales. Además pasó una reforma al sistema de ayuda social, o Welfare, que ha sido considerada un éxito por críticos de ambos partidos. No sólo Gingrich es el más preparado y competente de todos los candidatos, también es quien tiene soluciones inmigratorias sensibles a la realidad de los inmigrantes latinos.

Cuando Gingrich propuso que había que legalizar a inmigrantes que han estado en los Estado Unidos por más de 20 años, con sus familias, demostró que está consciente de la realidad y sufrimiento de nuestra comunidad hispana. La gran mayoría de los latinos conoce a alguien que no ha podido volver a su país, trabajar legalmente o educar a sus hijos por no tener documentos. Gingrich abre una ventana de oportunidad que es un rayo de luz y esperanza en un ambiente hostil para las políticas de inmigración que favorecería personas cercanas a nosotros. Gingrich entiende que el empuje de inmigrantes latinos es una fuerza que podría fortalecer la economía y que enriquece la cultura de esta gran nación.

Nada es garantizado para los latinos en cuanto a inmigración, pero lo cierto es que con Gingrich tendremos a un político que ha mostrado conocimiento de nuestro sufrimiento, y que busca formas de ayudarnos.

Gingrich necesita nuestro apoyo y voto. Su candidatura necesita llegar con más fuerza a la convención republicana en Tampa, donde probablemente se elegirá el candidato a las elecciones generales de noviembre. Varios estados con alta influencia latina están aun en juego, entre ellos California, Texas y Nueva York. Es por esto que el voto latino se tiene que hacer sentir a favor de Gingrich.

Dentro de unas décadas los latinos dejaremos de ser la minoría más cuantiosa para convertirnos en una mayoría. Mayoría que también está orgullosa de los Estados Unidos, que se adhiere a sus libertades y leyes, establecidas a raíz de su constitución, y que pronto tendrá la fortaleza electoral de elegir a uno de los suyos como presidente de este gran país.

Es hora de sacar a Barack Obama de la Casa Blanca; es hora de hacer que este país de pasos fuertes de potencia y no se tambalee económicamente; es hora de salir a votar por el candidato republicano mejor preparado y pro-latino: Newt Gingrich.