Abreu atiza un fuego apagado Abreu echa gas al fuego

Las diferencias entre el venezolano Bobby Abreu y la directiva de los Angels parecen haber tomado fuerza ayer en los campos de entrenamientos de Tempe, Arizona.
Abreu atiza un fuego apagado Abreu  echa gas al fuego
Bobby Abreu parece tener contados sus días en Anaheim.
Foto: AP

TEMPE, Arizona.- Cuando todo parecía que las diferencias abismales entre Bobby Abreu y los Angels habían alcanzado un final feliz, el venezolano atizó un fuego aparentemente apagado.

Según reporte de ESPN/Deportes publicado ayer, Abreu fue convocado ayer a una inesperada reunión con el mánager Mike Scioscia y el gerente general Jerry Dipoto.

El informe señala que el lenguaje corporal de las partes que iban en camino a la reunión lucía agitado.

Al parecer, Scioscia y Dipoto confrontaron al artillero zurdo por unos comentarios que le dio al reportero Billy Russo, del diario Líder en Deportes de Venezuela, en el que destacó que ha aprendido a no confiar en sus directivos.

En la entrevista al rotativo venezolano Abreu declaró: “He aprendido a no tener mucha confianza en esta gente”.

Esa fue su respuesta al ser consultado respecto a la promesa que le había hecho Scioscia al inicio de los entrenamientos de intentar darle al menos unas 400 turnos esta temporada, número que es casi 200 por debajo del promedio por año de su carrera.

Abreu, quien batea .121, con dos dobles, sin jonrones y tan sólo una carrera remolcada esta primavera, está por primera vez en más de 15 temporadas teniendo que presentarse a unos entrenamientos a probar que puede seguir siendo un bateador confiable.

Y esto está sucediendo debido a que la novena tiene varias opciones para sustituirle como bateador designado que ha ocupado en las pasadas dos temporadas.

La firma del agente libre y primera base Albert Pujols dejó sin posiciones defensivas a los toleteros, el cubano Kendrys Morales y Mark Trumbo.

Trumbo está siendo probado en la tercera base y ese puesto prácticamente ya es suyo por lo que hasta la fecha ha visto Scioscia.

En tanto, Morales ha jugado en dos partidos esta primavera desde que se fracturó un tobillo celebrando un grand slam en mayo de 2010, y batea para .667, con cuatro hits entre ellos un jonrón, en seis turnos.

Según los reportes de varios medios de comunicación que siguen las incidencias, al salir de la reunión de ayer, ninguna de las partes quiso ofrecer detalles de lo discutido.

“No vamos a hacer esto una disputa pública”, dijo Dipoto.