Nuevas formas de cruzar droga

Crece el número de 'mulas' que no sabían que llevaban narcóticos consigo

SAN DIEGO, California (EFE).- El número de menores que transporta drogas por la frontera, principalmente metanfetaminas, continúa al alza, lo que se suma al crecimiento de casos de “mulas ciegas” que transportan drogas sin su conocimiento.

En 2011 se registraron 190 arrestos de menores que intentaban cruzar droga en el área de San Diego, lo que representa un aumento del 13 % frente a 2010, según cifras oficiales. Y este año han sido detenidos 33 jóvenes, principalmente transportando metanfetaminas, heroína y cocaína, en lugar de marihuana.

Estos jóvenes son “mano de obra barata y abundante, desechable para los traficantes de drogas”, dijo Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional por los Derechos Humanos con sede en Tijuana pero que opera a ambos lados de la frontera.

Clark Alfaro dijo que desde la construcción de la nueva terminal en el puerto de entrada de San Ysidro su organización ha observado un aumento en los intentos de cruzar droga utilizando diferentes mecanismos.

Mientras las “mulas” son principalmente peatones, los traficantes perciben que en el cruce vehicular hay una baja en la capacidad de registros secundarios por parte de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y como temen que una vez completada el tráfico será más difícil, intentan métodos más osados.

“En automóviles tenemos numerosos casos de las ‘mulas ciegas’, es decir, traficantes que localizan a personas que cruzan frecuentemente, colocan drogas en sus autos y luego los siguen en caso de que pasen exitosamente para recogerlas una vez que llegan a sus lugares de estacionamiento”, indicó.

Clark Alfaro dijo que testificó en corte recientemente en el caso de una de sus alumnas en la Universidad Estatal de San Diego (SDSU) que asegura haber pasado por esa experiencia cuando visitó a su novio en Tijuana y fue detenida cuando se encontraron 35 kilos de marihuana en su vehículo.

Los traficantes, “que en muchos casos ni siquiera son los grandes carteles sino narcos menores que buscan revender droga”, se enfocan en jóvenes que cruzan para estudiar, muchos con doble ciudadanía o que viajan para ver familiares o de compra, dijo el experto.

“Para los detenidos no habrá una segunda vez, se convierten en cartuchos quemados, pierden sus documentos para cruzar”, sostuvo.