Obama exige justicia en el caso Trayvon

Candidatos presidenciales claman por una investigación
Obama exige justicia en el caso Trayvon
Miles de personas a través del país han manifestado su repudio ante el asesinato del joven Trayvon, en la Florida.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.- Luego de diversas protestas en las principales ciudades del país, el presidente Barack Obama habló ayer, por primera vez, sobre la muerte de Trayvon Martin (17), el joven afroamericano asesinado en la Florida, tras ser catalogado como sospechoso, por utilizar una sudadera con capucha.

En Nueva York, Miami, Los Ángeles y Washington DC, cientos de personas se han reunido a protestar esta semana, ante uno de los conflictos raciales más difíciles que le ha tocado enfrentar al actual mandatario.

Las marchas con cientos de protestantes, vestidos con sudaderas de capucha, parecen estar tomando cada vez más fuerza. La próxima semana, por ejemplo, se esperan manifestaciones en ciudades como Filadelfia y Detroit.

Martin vivía con su madre en la zona de Miami Gardens. Murió el pasado 26 de febrero en Sanford, Florida, tras un encuentro con un capitán del grupo de vigilancia vecinal, George Zimmerman (28), de origen hispano, que llamó a la policía para reportar que el adolescente tenía una conducta sospechosa.

Zimmerman dijo que disparó en defensa propia. Hasta el momento la policía no ha presentado cargos en su contra y tampoco le realizó exámenes de drogas y alcohol.

Esta actitud ha causado la indignación de la familia de Martin, que insiste en que el joven fue considerado peligroso, sólo por ser negro y llevar puesto un suéter con gorro.

“Si yo tuviera un hijo, se vería como Trayvon”, dijo Obama. “Cuando pienso sobre este niño, pienso en mis hijas”, agregó. “Creo que cada padre en Estados Unidos debe ser capaz de entender por qué es absolutamente imperativo que investiguemos todo aspecto de este caso”, comentó.

“Mi mensaje principal es para los padres de Trayvon. […] Ellos están en lo correcto de esperar de parte de todos nosotros, como estadounidenses, que tomemos esto con la seriedad que corresponde y lleguemos al fondo de lo ocurrido”, agregó.

Esta es la segunda vez que el Presidente se ve obligado a tomar una posición clara en un tema tan controversial, que deja entrever los roces raciales prevalecientes en el país. Antes, en 2009, se trató del caso del profesor de Harvard, Henry Louis Gates, quien fue arrestado en su propia casa por conducta indisciplinada. En esa oportunidad el mandatario celebró la llamada “cumbre de la cerveza”, donde recibió al profesor y el oficial que lo arrestó en la Casa Blanca.

El gobernador del estado de Florida, Rick Scott y la procuradora general del estado, Pam Bondi, anunciaron el nombramiento de un fiscal especial, Angela Corey, para investigar el caso de Martin.

Por su parte, los candidatos presidenciales republicanos, también entregaron su posición respecto al incidente. “Lo que pasó a Trayvon Martin es una tragedia. Es necesario que haya una investigación exhaustiva que asegure a los ciudadanos, que la justicia se lleva a cabo con imparcialidad e integridad”, dijo en una declaración Mitt Romney.

Y es que la muerte de Martin ya ha capturado la atención nacional, sin duda. Ayer, la delegación de California en el Congreso, envió una carta al Procurador General Eric, Holder, también haciendo un llamado para investigar si el incidente fue motivado por la raza del joven. De ser así, su muerte sólo podría calificarse de una forma: “crimen por odio”.