Tri ‘borra’ a trinitarios

Con triplete de Marco Fabián, la Sub-23 golea y supera primer obstáculo en Preolímpico de Concacaf
Tri ‘borra’ a trinitarios
Alan Pulido (c) de México celebra tras anotar un gol ante Trinidad y Tobago durante un partido del torneo preolímpico de la Concacaf.
Foto: Armando Arorizo / EFE

México se quitó de encima al primer fantasma de Carson anoche, luego de que arrasó 7-1 a Trinidad y Tobago en el Home Depot Center en su primer partido del Torneo Preolímpico de la Concacaf.

El Tri Sub-23, que ayer jugó con su uniforme todo en negro, fue un torbellino ofensivo desde el inicio el encuentro.

Con Alan Pulido en el eje del ataque y Marco Fabián manejando el control de la pelota en la media cancha, el equipo mexicano estableció su jerarquía sobre su rival en turno.

Miguel Ponce se incorporaba muy bien al ataque por la banda izquierda, mientras que Javier Aquino hacía estragos por el lado contrario.

En los primeros 10 minutos del encuentro, México ya sumaba 4 tiros de esquina a su favor y varias ocasiones de gol.

Los caribeños recurrieron a la fuerza física para ablandar a los mexicanos y contener la oleada del equipo que dirige Luis Fernando Tena.

La rapidez con la que el Tri tocaba el balón y su evidente dominio de un sistema táctico netamente ofensivo, hizo que los trinitarios utilizaran patadas, choques, empujones y zancadillas para tratar de detener a los adversarios.

La demostración del cuadro azteca provocó que en las tribunas estallara el grito de “Mé-xi co… Mé-xi-co… Mé-xi-co”, y hasta el añorado “chiquitibum”.

Al 29′ cayó el primer gol del Tricolor cuando David Cabrera cobró un tiro de esquina, la pelota fue cabeceada por Diego Reyes.

El remate fue rechazado por el arquero de Trinidad y Tobago, Andre Marchan , para que después viniera el remate a las redes de Alan Pulido.

Al 33′, los nueve mil aficionados que asistieron al estadio soltaron otro grito de gol, proveniente desde lo más profundo de su alma, cuando Miguel Ponce lanzó un centro de 25 metros que fue cabeceado con fuerza y certeza por Marco Fabián.

El dúo dinámico de las Chivas fue una pesadilla constante para el cuadro bajo de Trinidad y Tobago.

Las llegadas del Tri eran continuas, peligrosas, veloces, bien comandadas, pero a la hora de la definición, una pierna enemiga, la atajada del portero o la mala puntería, evitaban que el balón visitara más seguido las redes.

Al finalizar el primer tiempo México dejó muy claro que no tendría compasión de los trinitarios, quienes no crearon una sola llegada de gol.

La furia del “Torbellino Negro” no bajó de intensidad en la segunda parte y al 50′ cayó el tercer gol producto de una jugada a balón parado.

David Cabrera mandó un centro, Hiram Mier cabeceó, el portero rechazó el balón para que Diego Reyes llegara sin problemas para enviar el balón a las piolas.

Al 68′ Marco Fabián marcó su segundo gol al terminar una triangulación entre Israel Jiménez y Javier Cortés.

El 5-0 fue obra de Jiménez en un tiro libre de 25 metros fuera del área.

El tercer gol de Marco Fabián en el partido fue un regalo del portero de trinitario, quien dejó a la deriva un balón para que el jugador mexicano la empujara al fondo para el 6-0.

Al 88′, Trinidad y Tobago consiguió el del honor por conducto de Kevin Molino.

Al 91′, Cortés anotó el séptimo gol de México, que ahora lidera el Grupo B, por mejor diferencia de goles; mañana enfrenta a Honduras (también con 3 puntos) y Trinidad y Tobago se mide a Panamá.