Habrá un duelo entre desesperados

Julio Dely Valdés arribó al Torneo Preolímpico de la Concacaf con la idea de sumar seis puntos para avanzar a las semifinales del torneo por lo que, de no ganar hoy, el técnico de Panamá deberá arriar banderas.

El timonel de los canaleros tenía en mente conseguir victorias sobre Honduras y Trinidad Tobago para mantener vivo el sueño de pelear por un boleto para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El viernes, Panamá cayó 3-1 ante los catrachos y hoy, en el Home Depot Center de Carson, se ve en la obligación de derrotar a Trinidad y Tobago para después buscar los otros tres puntos ante México, el próximo martes.

“Seguimos vivos, insisto en que seis puntos nos dan el pase a la siguiente ronda y por eso vamos a salir con todo a ganar nuestro juego contra Trinidad”, apuntó Dely.

Panamá tratará de tomar ventaja del mal momento emocional que vive el cuadro d Trinidad y Tobago después de la goleada de 7-1 que sufrió en su primer duelo del torneo ante México.

“Evidentemente estamos desmoralizados, pero no dejaremos de luchar, contra Panamá nos jugamos todo”, dijo el entrenador de los trinitarios, Angus Eve.

El técnico del cuadro caribeño advirtió que adelantará filas para atacar desde el principio al cuadro panameño.

“No vamos a tratar de esperarlos, como hicimos contra México, tenemos que tomar la iniciativa para marcar una diferencia a nuestro favor”, apuntó.

Panamá no reporta lesionados para su duelo de hoy, pero Trinidad y Tobago tiene dudas sobre si podrá contar con la presencia de su portero titular, Andre Marchan.

En el partido del viernes ante México, el arquero sufrió una leve conmoción al chocar contra Néstor Calderón.

La colisión dentro del área grande, al 77′, dejó al jugador mexicano muy lastimado del pie izquierdo, mientras que el arquero sufrió un fuerte golpe en la cabeza.

Inexplicablemente, los doctores y el entrenador del cuadro trinitario decidieron que Marchan siguiera jugando.

Al terminar el partido contra México, el arquero fue diagnosticado con una conmoción cerebral.

“Fue un golpe muy fuerte, no sabemos si estará listo para el juego”, advirtió Eve.

Tanto Panamá como Trinidad y Tobago llegan a su duelo de hoy sufriendo una anemia ofensiva.

En sus respectivos encuentros de la primera jornada, ambos cuadros mostraron carencias para generar jugadas claras de gol.

Contra Honduras, Panamá consiguió dirigir solamente dos tiros a la portería contraria, algo que preocupa a su director técnico.

“Tenemos jugadores para hacer más daño al frente, hay que intentarlo”, declaró Dely.

El gran problema de los panameños es que, para el Preolímpico, su máxima figura ofensiva, Rolando Blakburn, no fue cedido a su selección por parte de Club Senica.

Blackburn fue pieza fundamental en los partidos de eliminación para que su país consiguiera el boleto a Carson.

El duelo de hoy marca la primera ocasión que dos selecciones Sub-23 de Panamá y Trinidad y Tobago se enfrenten en un torneo oficial.

El equipo que sufra una derrota quedará fuera de la carrera por llegar a los Londres.