Strauss: otra vez correrías de sexo

Imputado en caso de proxenetismo; queda en libertad tras pagar fianza
Strauss: otra vez  correrías de sexo
Dominique Strauss-Kahn, ex director gerente del FMI.
Foto: EFE

PARÍS, Francia (EFE).- París, 26 de Marzo (EFE).- El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn fue ayer acusado de proxenetismo en banda organizada y quedó en libertad bajo control judicial a cambio de una fianza de 100 mil euros, informaron medios franceses.

Strauss-Kahn, ex ministro de Economía galo, fue interrogado durante cerca de ocho horas en el juzgado de la ciudad de Lille (noroeste) por tres jueces instructores del llamado caso del Hotel Carlton de Lille, indicaron.

Strauss-Kahn fue imputado por su participación en diferentes correrías sexuales organizadas en Lille (Francia), Bruselas, París y Washington por empresarios amigos suyos, en las que también participaron algunos altos cargos de la policía del noroeste del país.

Su comparecencia, inicialmente prevista para el próximo miércoles, fue adelantada sin previo aviso y comenzó a las 1:00 de la tarde, hora del meridiano de Grenwich para terminar a las 9:05, hora también del meridiano de Grenwich, precisaron.

El diario Le Figaro, que cita fuentes de la fiscalía, indicó que los magistrados evocan en la imputación de Strauss-Kahn una “ayuda y asistencia” para proteger la prostitución.

El ex director gerente del FMI siempre mantuvo, y ayer lo reiteró ante los jueces, que nunca imaginó siquiera que las mujeres que participaban en aquellas juergas libertinas eran prostitutas.

Eso mismo corroboraron en el curso de la instrucción casi todos los implicados en el caso, salvo algunas de las participantes femeninas, quienes estimaron imposible que el hoy imputado pudiese ignorar que sus prestaciones eran remuneradas.

Mientras el ex director gerente del FMI y exministro socialista abandonaba el Palacio de Justicia en un automóvil con los vidrios tintados, sus tres abogados se dirigieron a la prensa para leer una declaración en la que este aseguraba “con la mayor firmeza no ser culpable de ninguno de los hechos” que se le imputan.

Los letrados agregaron que piensan apelar la imputación de su cliente.

“Strauss-Kahn declara no haber tenido jamás la mínima conciencia de que pudiesen ser prostitutas las mujeres encontradas”, leyó uno de los letrados, Richard Malka.

No obstante, añadió en una grabación difundida por la emisora RTL, “incluso suponiendo que hubiese conocido el estatuto de las mujeres en cuestión”, hay que recordar que esto no constituye una infracción de la ley francesa, “sino que relevaría de un comportamiento privado, perfectamente lícito entre adultos”.

Esta inculpación “parece una amenaza contra las libertades individuales que va mucho más allá de su caso personal”, agregó Malka, quien deploró los “colosales medios policiales” empleados en investigar la vida privada de Strauss- Kahn “por un simple delito de lujuria”, informó France Info.

El abogado resaltó, asimismo, que la inculpación del exministro socialista se produce pocas semanas antes de unas elecciones presidenciales.

Al estar bajo control judicial, el acusado no podrá ponerse en contacto con los otros ocho imputados en el caso, ni con las partes civiles, así como con la prensa en todo lo relacionado a la investigación en curso, recordó Le Figaro.

Le Huffington Post, diario que dirige la esposa de Strauss-Kahn, Anne Sinclair, resaltó que los cargos retenidos pueden ser castigados con hasta 20 años de prisión y tres millones de euros de multa, según el artículo 225-8 del Código Penal francés.

El último de los encuentros sexuales por los que ayer fue imputado tuvo lugar en Washington, la víspera del 14 de mayo de 2011, cuando Strauss-Kahn fue detenido en Nueva York tras ser acusado de intento de secuestro y violación por una camarera del hotel Sofitel.

DSK, siglas por las que se le conoce también en Francia al hasta hace poco menos de un año candidato favorito a las presidenciales de abril y mayo próximos, no fue ayer acusado, en cambio, de encubrimiento de abuso de bienes sociales, cargo que durante el primer interrogatorio de que fue objeto hace un mes se dijo que podría serle imputado.

La decisión de los jueces de Lille tendrá un efecto devastador para la defensa de Strauss-Kahn en Nueva York, donde el próximo miércoles comienza la vista civil en su contra, por la denuncia presentada por la camarera del hotel Sofitel Nafissatou Diallo.

Esa denuncia motivó la dimisión de DSK del FMI, le llevó a la cárcel durante varios días y a vivir bajo estrecho control policial durante varios meses, hasta que el fiscal encargado del caso consideró que la acusación no tenía ninguna base sólida y le dejó en libertad sin cargos.