Kershaw está listo para inauguración

El as zurdo de los Dodgers pone punto final a sus entrenamientos en Arizona
Kershaw está listo para inauguración
Clayton Kershaw cerró su preparación con efectividad de 2.45.
Foto: AP

SCOTTSDALE, Arizona.- En un juego en el que los lanzadores abridores serán los encargados de abrir el día inaugural, los Dodgers de Los Ángeles vencieron ayer por 9-3 a los Diamondbacks de Arizona ante un lleno completo en el estadio Salt River Fields, sede primaveral de los campeones de la División Oeste.

El estelar zurdo de los Dodgers, Clayton Kershaw, puso fin a su preparación en los campos de Arizona, lo mismo hizo el derecho Ian Kennedy, de la novena de Phoenix.

Los Dodgers asaltaron a Kennedy en la primera entrada con un par de carreras gracias a un doblete productor de Matt Kemp y un elevado de sacrificio del venezolano Juan Luis Rivera.

Al cierre del episodio, los Diamondbacks hicieron lo mismo contra Kershaw.

Justin Upton bateó un sencillo y Jason Kubel le siguió con un jonrón por el bosque izquierdo cuando ya Kershaw tenía dos outs a su favor.

Un innings más tarde Dee Gordon mantuvo su endemoniada racha ofensiva al enviar a home a A.J. Ellis con sencillo para poner la pizarra en 3-2.

En la cuarta entrada Kershaw volvió a ser maltratado. Kubel le sacó doblete y luego anotó con sencillo al central de Miguel Montero.

Los Dodgers aseguraron el triunfo al anotar tres veces en el sexto ante el relevista Craig Breslow, sustituto de Kennedy, que tiró cinco entradas.

Kershaw, que se declaró listo para abrir el partido inaugural el próximo viernes contra los Padres, en San Diego, tiró tres innings dos ercios en los que permitió tres carreras, seis hits y ponchó a tres.

Pero a cinco días de la jornada inaugural, el piloto Don Mattingly se mostró un tanto preocupado.

“Me preocupa que se ponga demasiada presión sobre sí mismo. Quiere hacer más de lo que puede hacer”, comentó Mattingly luego del partido.

“¿Es que a estas alturas puede hacer algo mejor que lo del año pasado?”, se preguntó el dirigente en relación a la gran temporada que disfrutó Kershaw en el 2011 cuando ganó la triple corona de pitcheo de las Grandes Ligas.

“Todo lo que queremos es que nos mantenga en el juego y nos brinde la oportunidad de ganar los partidos”, agregó.

“Él ya sabe que no tiene que ponchar a todo mundo, ni tirar los nueve innings en cada apertura”, subrayó Mattingly, que entra a su segunda temporada completa al frente de los Dodgers que cambiarán de dueño el 30 de este mes.

“No estuve bien”, reconoció Kershaw, que concluyó la primavera con 2.45 de efectividad en cinco aperturas.

“Permití más de dos carreras y varios hits. Generalmente esto constituye una mala salida. Cada vez que salgo ahí [a la lomta] quiero hacerlo bien. No es divertido hacerlo de otra manera”, agregó.

“Claro que esto no cuenta sino hasta el 5 de abril, espero que esto esté fuera de mi sistema que no es otro que sacar outs a como dé lugar”, dijo.

Kershaw cerró la pretemporada con 19 hits permitidos, ponchó a 16 y dio ocho boletos en 22 innings. Fue un tanto similar a la del año pasado en la que finalizó con efectividad de 2.49, 26 hits, 20 ponches y seis boletos en 25 innings un tercio.

“Siempre quiere ser pefecto. Se exige a sí mismo”, dijo el coach de pitcheo Rick Honeycuttt.