Destacadas 2012

Peggy Robles-Alvarado - Educadora y escritora, PS 114 del condado de El Bronx

Peggy Robles-Alvarado
Peggy Robles-Alvarado
Foto: Especial EDLP / Luz Barbosa

Para Peggy inspirar a los jóvenes con sus propias vivencias, más que un reto es una obligación.

“Con solo 15 años me convertí en madre y en víctima de la violencia doméstica”, confiesa sin reparos esta mujer de trato afable.

Durante esta dolorosa etapa de su vida, Peggy comenzó a escribir poesía inspirada por la sensualidad femenina y la espiritualidad y a modo de terapia para sanar sus heridas.

De la recopilación de sus poemas nace el libro ‘Conversaciones con mi Piel’, que dedica en especial a su hija, con la que recorrió el arduo camino hacia la independencia y posteriormente hacia su educación.

“Con la ayuda de mis padres pude continuar mis estudios universitarios y graduarme de educadora”, dice con orgullo Peggy quien es hija de padre puertorriqueño y madre dominicana y quien se crió en Washington Heights.

“Pienso como una niña a la hora de enseñar a mi clase”, dice Peggy sobre su trabajo como maestra para alumnos de quinto grado.

“Inyecto positivismo a mis estudiantes y creo que las palabras tienen fuerza y energía”, señala.

Se queja de la forma en que los medios generalizan la labor de los educadores, sin percatarse $arduo trabajo que muchos de ellos realizan.

La poesía de Robles-Alvarado está considerada como una de las voces emergentes más interesantes que hay que tener en cuento en los próximos años. Durante sus presentaciones en vivo transmite una increibel energía y fuerza en sus versos en los que habla de la identidad como latina y de espiritualidad. Se ha presentado en el Nuyorican Poets Café, The Cemi Underground y el centro cultural Clemente Soto Velez, entre otros lugares. Tiene una maestria en educación bilingue y enseña en una escuela del sur de El Bronx desde el 2001.

“Soy una educadora que enfrenta a diario la frustración en especial de nuestros niños inmigrantes, sus necesidades, sus penas, y me siento con el reto de hacerles la vida más placentera, por lo menos mientras están en mi salón de clases. Cantamos, celebramos juntos nuestros logros, aunque sin dejar de exigirles sus deberes”, puntualiza.

Peggy forma parte de organizaciones que ayudan a niñas que quedan embarazadas siendo muy jóvenes, a las que asesora y motiva. “Soy el vivo ejemplo de que si te trazas un plan, lo escribes y tienes fe, se cumple”, concluye.