Afición cree en Rayados

Fans hacen fila por un boleto para estar en la final de Concachampions

MONTERREY, México.- Mostrando una fidelidad inquebrantable, desde las primeras horas de ayer cientos de aficionados rayados hicieron fila a las afueras del Estadio Tecnológico, con la esperanza de conseguir un boleto para la final de la Liga de Campeones de la Concacaf, que disputarán los Rayados el próximo miércoles ante el Santos de Torreón.

Hombres, jovencitos y señoras fueron parte de la larga fila de casi un kilómetro, que desde las 8:00 a.m. le daba vuelta ya a la malla ciclónica que bordeaba al estadio, desde la calle Luis Elizondo hasta Fernando García Roel.

Cerca de 2 mil personas permanecieron en el lugar, algunos con sombrillas, cobijas y sillas plegables, a la espera de que se abrieran las taquillas de venta libre ubicadas tras la tribuna de general, lo cuál se abrió sobre las 9:30 horas.

Diego Armando Moya Villegas, de 16 años, y quien es vecino de la Colonia Sierra Ventana, fue el primero en llegar y para ello tuvo que pasar la noche en este sitio desafiando las inclemencias del tiempo y la inseguridad.

“Llegué a la una de la mañana, pensé que iba a haber más gente, pero no, y pues como quiera me quedé para ver si consigo dos boletos de Preferente”, dijo el joven con la ilusión en el rostro.

Luego del triunfo sobre los Tigres en la edición 95 del Clásico, parece que la fe en el equipo está renovada, por lo que los aficionados no perdieron la oportunidad de buscar el boleto que les permita ser testigo de la segunda final consecutiva en este torneo del equipo que dirige Víctor Manuel Vucetich.

Pese a que el sol comenzó a calar más fuerte conforme transcurrieron las horas, el ánimo no decayó en la hinchada y se vio reflejado en las sonrisas y el buen humor que prevaleció en la fila, que poco a poco comenzó a hacerse más larga.

La seguridad estuvo a cargo de un par de elementos de la Policía Municipal, a bordo de la unidad 359, quienes se aseguraron que los aficionados comportaran a la altura.

Además, en los alrededores del Estadio Tecnológico se pudo observar a un grupo de revendedores.