El ‘Arrecife’ de Villoro

El escritor mexicano Juan Villoro explicó el miércoles durante la presentación de su nueva novela Arrecife que con ella quería ahondar en ciertas formas de turismo extremo, ubicando su relato en un complejo hotelero imaginario de su país, donde los clientes "juegan con los placeres del miedo".
El  ‘Arrecife’ de Villoro
El escritor Juan Villoro toca también en su nueva pieza literaria la complejidad del fenómeno del narcotráfico en México.
Foto: EFE

BARCELONA, España (EFE). – El escritor mexicano Juan Villoro explicó el miércoles durante la presentación de su nueva novela Arrecife que con ella quería ahondar en ciertas formas de turismo extremo, ubicando su relato en un complejo hotelero imaginario de su país, donde los clientes “juegan con los placeres del miedo”.

Construida con una estructura de thriller, el autor ha remarcado que no se trata, sin embargo, de un tratado sobre turismo posmoderno, sino que es un relato en el que también “hay amor, amistad y una historia de recuperación personal”.

Tiene como protagonistas a dos viejos amigos, Mario Müller, director de La Pirámide -así se llama el lugar- y Tony Góngora, que ha perdido parte de la memoria por las drogas ingeridas en su juventud.

“Quería -ha indicado- hablar de ciertas formas de turismo extremo, en un momento en el que uno de los grandes problemas del sector es que pronto se agotan las sorpresas y hay que ir renovando los sitios para seguir atrayendo personas”.

En el aparente paraíso turístico de su obra, el miedo y el peligro son omnipresentes. “En un país como México, con más de 50,000 muertos en cinco años por la llamada guerra del narcotráfico, cualquier atisbo de violencia es verosímil”.

Advierte, de todas maneras, que Arrecife (Anagrama) no trata directamente sobre el narcotráfico, aunque sí explora en ella la complejidad del fenómeno y en qué medida la violencia devasta un país y crea nuevos comportamientos.

En la novela quien se encarga de “satisfacer los impulsos violentos que sienten muchas personas” es Mario Müller, un norteamericano, veterano de la contracultura, que formó parte del grupo de rock Los Extraditables y que ahora dirige un complejo hotelero de capital británico, en el que monta “programas de entretenimiento que tienen que ver con el peligro”.

Villoro destaca que Müller “decide armar una dramaturgia donde el peligro logre transformar a las personas, venidas de todo el mundo, jugando a ser el alcalde y el Dios de ese lugar, donde un día algo falla y muere una persona”.

Aunque no sabe cómo se recibirá el relato en México, porque no ha llegado aún a las librerías, Villoro cree que puede ser visto como “una utopía negativa”.

Durante su alocución ha reflexionado, por otra parte, que aunque haya quien crea que la contracultura fracasó porque desembocó en lo que ha calificado de “ecocidio”, en la crisis de las ideologías o en las guerras del narcotráfico, “hoy Silicon Valley está lleno de nuevos hippies, que traen nuevas tecnologías, que producen adición y dopaje”.

A su juicio, ahora la tecnología “tiene que ver con las formas de comportamiento que en otras épocas se le atribuían a las drogas”.

En la “ciudadela” en la que sucede la acción de Arrecife tampoco se obvia la cuestión de la memoria.

El autor de El disparo de argón sostiene que “la conversación es la mejor forma de implantar memoria en las personas”, aunque los recuerdos de la gente que vivió las mismas circunstancias suelen diferir.

Con un libro sobre Messi y un ejemplar de la revista Panenka (El fútbol que se lee) sobre la mesa casi era obligado preguntar a Villoro, gran aficionado a este deporte, por la Liga española. “Espero que gane el Barça y que cuente con la ayuda de once vascos y un argentino”, en referencia al Athletic de Bilbao.

Respecto al enfrentamiento entre el equipo catalán y el Real Madrid, el día 21 de abril, ha pronosticado que los azulgrana vencerán por 3 a 1.

Escritor de culto, Juan Villoro nació en México D.F. en 1956, es autor de varias novelas como El testigo (Premio Herralde), y en 2010 fue distinguido por su labor periodística con el Premio Internacional de Periodismo Rey de España.