Inland Empire es hogar de muchos guatemaltecos

El flujo de inmigrantes guatemaltecos que se asientan en Inland Empire se ha duplicado en la última década a pesar de que la crisis económica ha complicado el encontrar trabajo en esa zona del sur de California.
Inland Empire es hogar de muchos guatemaltecos
Miles de guatemaltecos han decidido mudarse a ciudades de los condados de Riverside,San Bernardino, Orange y San Diego.
Foto: Archivo

RIVERSIDE, California (EFE).- El flujo de inmigrantes guatemaltecos que se asientan en Inland Empire se ha duplicado en la última década a pesar de que la crisis económica ha complicado el encontrar trabajo en esa zona del sur de California.

De acuerdo con el Censo 2010, en esta región residen cerca de 25 mil guatemaltecos, con incrementos superiores al 200% en la última década en el área que reúne a las ciudades de Riverside, San Bernardino y Ontario.

“Hoy día he podido localizar guatemaltecos en el condado de Orange y en el de San Diego, donde, debido a la situación de trabajo, nuestra población ha comenzado a aglutinarse como lo hacía antes en Los Ángeles”, dijo el cónsul guatemalteco para California y Nevada, Pablo García.

“En lugar de un masivo éxodo, lo que ha ocurrido es una disminución en los flujos de ingreso a esta nueva zona en términos migratorios y como consecuencia de la crisis”, explicó Todd Sorensen, profesor asistente de la Universidad de California en Riverside.

Pero ha sido tan duro el impacto de la falta de trabajo que el consulado persiste con un programa de retorno voluntario que se lanzó en 2010 y que regala al emigrante el boleto terrestre hacia su país natal.

Sin embargo, una gran mayoría de los cerca de 850 mil guatemaltecos registrados en las oficinas consulares sigue buscando el sueño americano.

Organizaciones como el Centro de Oportunidad Económica de Pomona les brinda una mano a través de capacitaciones y cursos de inglés dictados por voluntarios en las esquinas en las que los jornaleros esperan el trabajo.

Para ayudar a la comunidad guatemalteca en la zona, el consulado y varias organizaciones buscan la aprobación de un Estado de Protección Temporal (TPS) que les permita a los migrantes recibir beneficios amparados por la legalidad estadounidense.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con este objetivo que se ha trazado el consulado, como es el caso de Byron Velázquez, de la Casa de la Cultura Guatemalteca de Los Ángeles, para quien el esfuerzo no es más que una pérdida de tiempo.