Liberan a secuestrados en Perú

Liberan a secuestrados en Perú
El presidente Ollanta Humala da indicaciones a miembros del ejército.
Foto: AP

LIMA/AP – El gobernador de Chuanquiri, en la selva de la sureña región Cusco, informó ayer que rehenes secuestrados presuntamente por Sendero Luminoso fueron liberados y llegaron por sus propios medios hasta ese pueblo.

“Los hemos recepcionado totalmente cansados y deshidratados, este pueblito de Chuanquiri les ha dado la bienvenida, ellos se están yendo hasta la localidad de Kiteni”, dijo Susano Guillén, gobernador de Chuanquiri a la radio local RPP.

Añadió que los liberados, 36 personas, dijeron que caminaron alrededor de siete horas para llegar hasta Chuanquiri, ubicado a 432 kilómetros al sureste de Lima.

Más de mil soldados acordonaron el viernes la zona de selva donde se sospechaba se escondía una columna de rebeldes que el lunes había secuestrado a los trabajadores de las empresas Skanska y Construcciones Modulares.

Al momento no se conoce si se pagó un rescate de 10 millones de dólares solicitado por los rebeldes, aunque el gobierno dijo durante la semana que no negociaría con ellos.

El Ministerio de Defensa de Perú rechazó a través de un comunicado que se haya pagado por la liberación de un grupo de trabajadores de empresas vinculadas al consorcio de gas de Camisea, secuestrados desde el lunes por un grupo armado en la selva.

Los captores habían exigido 10 millones de dólares, una “cuota de guerra” anual de 1.2 millones de dólares y explosivos por la liberación de los trabajadores.

Según el documento, “se descarta que se haya cedido a alguna de las demandas de los delincuentes”.

El Gobierno peruano confirmó a través de su cuenta de Facebook la liberación de los 36 trabajadores, una cifra que no había sido precisada oficialmente los días anteriores y sobre la que se manejaban diversas versiones.

En el comunicado del Ministerio se indica que “como resultado de la enérgica presión ejercida por las operaciones tácticas y acciones de inteligencia de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, los delincuentes narcoterroristas se vieron cercados y obligados a intentar una maniobra de fuga, dejando liberados a sus rehenes”

Los rebeldes secuestraron la madrugada del lunes a los trabajadores, que dormían en hoteles del poblado de Kepashiato, en la selva de la región de Cusco, a 500 kilómetros al este de Lima.

Kepashiato está cerca del importante campo de gas natural de Camisea y de la conflictiva zona del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), donde opera la última columna armada de Sendero Luminoso al mando de Víctor Quispe, alias ‘camarada José’, por cuya captura Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares.