Batalla diferente en el HDC

Apenas hace seis meses jugaba al más alto nivel competitivo, hoy forma parte de un equipo en la que la mayoría de sus integrantes se retiraron hace varios años del futbol.

“Es curioso, en medio año pase de ser jugador a leyenda”, dijo Francisco Palencia, quien integra al combinado mexicano de veteranos que hoy enfrenta a su similar de Estados Unidos en el Home Depot Center.

Los participantes del duelo a efectuarse en el inmueble de Carson forman parte de la generación que en la década de los 90s crearon la gran rivalidad que en la actualidad existe entre el Tri y el cuadro de las barras y las estrellas.

“Debo de agradecer a Estados Unidos el esfuerzo que hicieron para llegar a ser una selección competitiva”, dijo Palencia, quien hace dos torneos se coronó campeón del balompié azteca con los Pumas.

“Antes no teníamos competencia en la Concacaf, el crecimiento en la calidad de juego de la selección de Estados Unidos y la creación de su liga profesional trajo como consecuencia que México, y los otros rivales de la zona como Honduras El Salvador y Costa Rica, nos viéramos en la necesidad de mejorar”, explicó Palencia.

Contestando preguntas en español, y en inglés para medios anglosajones, el jugador que perteneció a Cruz Azul, Chivas y Pumas en el futbol mexicano, al Espanyol de Barcelona y a Chivas USA en la MLS, expresó la emoción que siente de participar en el “Clásico de Leyendas”.

“Jugar futbol, a cualquier nivel, rodeado de tantos amigos y en contra de jugadores de Estados Unidos que hicieron época siempre será un privilegio”, comentó Palencia quien, de 1996 a 2009, representó 80 veces a la selección mexicana.

Paul Caligiuiri, jugador que se convirtiera en todo un símbolo de la selección de EEUU en el Mundial de 1994, está convencido de que el futbol mexicano tuvo mucho que ver con la prosperidad que ahora experimenta éste deporte en la unión americana.

“Yo creo que México ha ayudado más al futbol de Estados Unidos que el de nosotros a ellos”, comentó.

“Recuerdo perfectamente que un día le pregunté al entrenador que en esa época dirigía a nuestra selección la razón por la que México no quería jugar contra nosotros partidos amistosos, partidos de preparación, y su respuesta fue: ‘ellos piensan que no tenemos la calidad suficiente’. Y saben qué, mi entrenador tenía razón”.

Caligiuiri tomó el comentario de su director técnico como un reto para mejorar.

“En 1994, sin tener una liga profesional, tuvimos una gran selección en el Mundial y los estadios estuvieron abarrotados, en ese momento supe que habíamos cruzado la frontera de la mediocridad”, apuntó.

“Sudamérica tiene a Brasil contra Argentina, Europa tiene Francia contra Italia, Concacaf tiene a México contra Estados Unidos, las tres rivalidades más grandes del mundo”, finalizó Caligiuiri.