Crecen expectativas sobre Marco Rubio

Tras discurso en el instituto Brookings sobre política exterior, aumentan especulaciones sobre su candidatura a vicepresidente
Crecen expectativas sobre Marco Rubio
El senador Marco Rubio da un discurso sobre el futuro de la política exterior estadounidense.
Foto: EFE

Washington/EFE — El senador republicano Marco Rubio, que cada vez se perfila más como posible candidato a vicepresidente junto a Mitt Romney, reclamó hoy la necesidad de que la democracia y el libre mercado se asienten más en América Latina y pidió que los propios países de la región luchen por ello.

“No es ninguna coincidencia que la creciente prosperidad de América Latina haya llegado tras el refuerzo de las instituciones democráticas. Tampoco es de extrañar que Cuba, que aún no es una democracia, lo esté pasando mal”, defendió durante un discurso en el centro de estudios Brookings Institution.

Durante su discurso desde Washington, que fue difundido en directo por varios medios de comunicación nacionales, defendió la necesidad de trabajar con América Latina para asentar allí la democracia, reforzar las relaciones económicas y comerciales, cooperar en materia energética y afianzar alianzas de seguridad.

Además, apuntó que en Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia se ha visto que “los líderes electos pueden usar el poder obtenido democráticamente para abusar de su pueblo, atacar las libertades fundamentales y debilitar a la sociedad civil”.

“Muchas naciones latinoamericanas parecen haber olvidado sus propias luchas contra los regímenes autoritarios y permanecen calladas mientras en Cuba se niega la libertad y en países cercanos se ataca la democracia”, añadió el senador hispano.

Además defendió que, si Hugo Chávez “pierde las elecciones o no logra continuar en el poder”, otros países de la región deben dejar claro que “no tolerarán intento alguno de eliminar el orden constitucional en Venezuela”.

Rubio, de origen cubano, también lamentó la “creciente tendencia al proteccionismo” en algunos países de la región y valoró el esfuerzo en el sentido contrario mostrado por Colombia y Chile.

“Hay que comprometerse a ser un socio fiable como nuestros vecinos frente a los problemas de seguridad importantes. Tanto México como Colombia necesitan nuestro compromiso continuo para ganar sus respectivas guerras contra las organizaciones criminales”, aseguró.

Además, consideró necesario “dejar bien claro que no vamos a tolerar que Irán exporte violencia y terrorismo a nuestro hemisferio”.

En materia comercial, abogó por “rechazar el proteccionismo y abrazar el objetivo último de una zona de libre comercio en las Américas”.

En ese sentido, calificó de “un buen paso” los acuerdos recientemente aprobados de libre comercio con Colombia y Panamá y dijo que hay que avanzar para que Canadá y México se unan en una “asociación transpacífica”.

En el ámbito energético, defendió una “asociación fuerte” con Canadá, México, Brasil y Colombia, así como con Venezuela cuando Chávez deje de estar en el poder.

“Un hemisferio occidental estable que desplace al inestable Oriente Medio y a una cada vez más beligerante Rusia como el centro de producción de energía del mundo crearía innumerables puestos de trabajo para los estadounidenses y para la seguridad energética para el mundo”, argumentó.

Sobre Cuba, y de cara a “la era post-Castro”, abogó por que Estados Unidos “apoye” a los cubanos “mediante la búsqueda de nuevas formas de incrementar la conectividad entre los cubanos y ampliar el acceso a las tecnologías del siglo XXI en la isla”.