Retiran cargos contra concejal Richard Alarcón

Jueza retira 24 cargos contra el político y esposa; Procuraduría apelará
Retiran cargos contra concejal Richard Alarcón
Alarcón expresó satisfacción con la acción de la jueza.
Foto: Archivo / La Opinión

Una jueza del Tribunal Superior de Los Ángeles retiró ayer los 24 cargos que pesaban contra el concejal Richard Alarcón, representante del Valle de San Fernando, y su esposa.

La Procuraduría de Distrito no presentó evidencia suficiente para sustentar que la pareja era culpable, concluyó la jueza Kathleen Kennedy. Pero los fiscales planean apelar la decisión.

“Mi esposa y yo estamos obviamente muy contentos con el veredicto de la jueza”, expresó Alarcón en un comunicado. “Hemos mantenido nuestra inocencia en todo este proceso y siempre hemos creído que cuando toda la evidencia se considerara seríamos declarados inocentes”, añadió.

La respuesta del procurador del condado, Steve Cooley, no se hizo esperar. “La decisión de la jueza Kathleen Kennedy de eliminar el caso Alarcón es inexplicable”, comentó el funcionario a la prensa. “Estamos evaluando nuestras opciones para continuar”, indicó.

Por su parte, los fiscales que llevaron el caso contra Alarcón dijeron que éste “no ha terminado”.

En agosto de 2010, el veredicto del Gran Jurado fue que el concejal registró ilegalmente como su residencia una propiedad en Panorama City y, en consecuencia, cometió otras faltas.

Alarcón recibió entonces 18 cargos por perjurio, fraude electoral y por presentar información falsa para una candidatura y para obtener un documento oficial. Su esposa, Flora Montes de Oca, fue señalada de haber cometido seis faltas graves, incluyendo perjurio y fraude electoral.

El jueves la jueza Kennedy eliminó dichos señalamientos con base en el procedimiento de presentación de pruebas ante el Gran Jurado. “Debido a los errores en el proceso del Gran Jurado la corte no tiene otra opción por el momento que retirar la moción en esencia”, dijo la jueza.

“No creo que las evidencias que les presentaron fueron apropiadamente entendidas”, explicó Kennedy, argumentando que el jurado que se conformó para emitir un veredicto no recibió las pruebas necesarias que sustentaran un veredicto de culpabilidad.

Esta decisión parece haber dado completa luz verde a la campaña electoral de Alarcón, en plena lucha para volver a convertirse en asambleísta estatal. Sus abogados, no obstante, dijeron ayer que temen que dichas acusaciones dañen su carrera política, como ha ocurrido con otros funcionarios electos cuya imagen quedó empañada aún luego de ser considerados inocentes.

Ni Alarcón, ni su esposa, acudieron ayer a la corte.

Ante la posibilidad de que la Procuraduría de Distrito continúe peleando el caso, el asambleísta y único aspirante a ocupar la curul de Alarcón en 2013, Felipe Fuentes, dijo a La Opinión que este proceso sólo exacerba los problemas que enfrentan los residentes del Valle de San Fernando.

“Es una distracción”, expresó el legislador estatal en una entrevista telefónica. “Desafortunadamente esto no ha terminado, lo cual no sirve en nada a la comunidad”, añadió.

El caso inició cuando la División de Integridad Pública de la Fiscalía del condado emprendió una investigación luego de recibir una denuncia por escrito de que Alarcón estaba viviendo en una residencia en Sun Valley, fuera de su distrito.

Como resultado del veredicto del Gran Jurado en 2010, al edil se le impusieron dos cargos por presentar dos declaraciones falsas de candidatura el 6 de diciembre 2006 y el 6 de noviembre 2008; y siete por fraude electoral, alegando que votó ilegalmente en los sufragios de 2007, 2008 y 2009. Además, recibió nueve cargos de perjurio, tres de ellos por presentar una solicitud falsa para obtener una licencia de conducir.

Mientras que su esposa fue acusada de supuestamente afirmar que vivía en Panorama City en una boleta electoral provisional, al registrarse para votar y en una solicitud para una licencia de manejo. Ella, propietaria de la casa en Sun Valley, también obtuvo tres cargos por fraude electoral.

En todo momento Alarcón, quien recibió un fuerte apoyo de distintos grupos comunitarios del Valle, se mantuvo firme de que su residencia legal se localiza en el 14451 de la calle Nordhoff, en Panorama City, dentro de la demarcación que representa en el Cabildo. Aunque algunos vecinos afirmaron que no lo habían visto en ella desde hacía tiempo.