Progresan en sus carreras

Eva Mendes y Espinoza Paz hablan de Girl in Progress, melodrama de Patricia Riggen en el que también actúa Espinoza Paz

Progresan en sus carreras
Espinoza Paz, Eva Mendes y Eugenio Derbez.
Foto: Pantelion Films / AP

Cuando se habla de un personaje realizado por el actor mexicano Eugenio Derbez, de inmediato se piensa en comedia.

Una situación parecida ocurre con la actriz de raíces cubanas, Eva Mendes, aunque en su caso, no precisamente por ser comediante, sino por su atractivo seductor.

En la cinta Girl in Progress, que se estrena mañana, estos dos actores realizan personajes distintos a los acostumbrados a ver en ellos.

Derbez de 49 años de edad, asegura que este tipo de personajes, los que lo alejan de la comedia, son precisamente los que busca en cine.

“No quiero darle a la gente lo mismo que ve de mí en la tele”, expresa el actor y productor de la famosa serie de televisión mexicana La familia P. Luche.

“No quiero que vean a Eugenio haciendo lo mismo siempre. Quiero que me vean haciendo un trabajo diferente. Por eso he hecho este balance entre comedia en televisión, y en cine un trabajo mucho más profundo. Más estudiado”.

En este largometraje dirigido por Patricia Riggen (La última luna), Mendes (Grace), también se despoja un poco de los personajes sensuales, donde su físico es el principal atractivo.

“Este personaje fue diferente a otros, porque había que demostrar más los sentimientos de una madre [que vive] una situación por la que pasan muchas madres”, explica la también modelo de 38 años de edad. “Nunca había hecho un papel que fuera más apegado a la realidad”.

Girl in Progress, rodada en Vancouver, Canadá, es la historia de una madre soltera (Mendes) y su hija adolescente Ansiedad (Cierra Ramírez), que experimentan un momento de crisis por la falta de atención que esta última necesita.

La relación se ve afectada por los múltiples trabajos que tiene la madre para pagar los gastos de la casa, sus amoríos con un hombre casado, una relación que rechaza su hija, y el poco tiempo de convivencia entre ellas.

Eugenio Derbez es el lavaplatos que está enamorado, y mal correspondido, de Mendes.

En esta historia, donde el cantante Espinoza Paz también tuvo una pequeña participación, los estereotipos en relación con los latinos fueron “inevitables”, sin embargo, aparecen “bien” cuidados, afirma Derbez.

“Yo tengo un poquito de problema con la cuestión de estereotipos”, explica este al respecto. “Es complicado no hacer un personaje como un jardinero o un mesero, vestido de otra manera, con ropa de Armani o que lo pongas güero… Tenemos que hacer un retrato de la sociedad, son inevitables”.

El actor, que participa también en la popular serie de televisión de CBS ¡Rob!, cuenta que para su personaje -que solo recibe un apodo-, Riggen trató de alejarse precisamente de algunos estereotipos.

“Luego de hacer un análisis por todos lados, vimos que la mayoría de mis paisanos que vienen a trabajar acá, llevan el pelo muy cortito casi a rapa o un poco largo de la parte de atrás y Patricia [Riggen] dijo: ‘no, quiero cambiarlo un poco’, por eso salgo con el pelo más largo…”.

Mendes comentó, sin embargo, que esta cinta con actores latinos lleva un mensaje también para las familias anglosajonas.

“Me parece que los americanos se van a sentir también muy identificados con esta historia, no sólo los latinos”, explicó la actriz, que durante toda la sesión de entrevistas con los medios estuvo acompañada pacientemente por Hugo, un hermoso perro de la raza Belgian Malinois, que nunca se separó de su lado.

Medes cuenta que fue una gran experiencia trabajar con Derbez y también con Paz, con el que compartió sólo unas horas, y destaca el trabajo de Cierra Ramírez.

“Cuando Patricia me enseñó en video la audición de Cierra, yo supe que tenía que trabajar con ella, porque vi de inmediato su talento”, explicó. “Con Eugenio fue un placer, es una persona muy amable, chistoso, y creo que si otro actor hubiera hecho su personaje, ni siquiera te hubieras fijado en él: le aportó bastante carácter y cariño a su papel”.

Mendes dice que nunca había escuchado de Paz, pero luego de conocerlo, ahora lleva su música en su iPod.

“Hola bebé …” entona la actriz tatareando un tema del popular cantante, al tiempo que suelta una espontánea sonrisa. “Me cayó muy bien, me encantó”.