Cuatro minutos… ¡de pesadilla!

Santos remonta un 2-0 ante Tigres y va a la final contra Monterrey
Cuatro minutos… ¡de pesadilla!
El jugador del Santos Marc Crosas (c) celebra el pase de su equipo a la final, al concluir el juego ante Tigres.
Foto: EFE

TORREÓN, México (NTX).— Con goles de Oribe Peralta en los minutos 86 y 89 para un 2-2 (3-3 global) ante Tigres de la UANL, Santos Laguna clasificó ayer a la final por el título del Torneo Clausura 2012 del futbol mexicano.

El chileno Héctor Raúl Mancilla marcó de remate con la cabeza al minuto cinco y de disparo al 26’ para poner a Tigres muy cerca de su séptima final y en busca de su cuarto título.

Pero Peralta se convirtió en el héroe de la noche para hacer, como en final de película, las anotaciones de la igualada que dieron a Guerreros el pase a la final por haber terminado superlíder en la tabla general, por el quinto de los felinos.

Muy pronto estableció condiciones Tigres a través de un pase preciso por derecha de Carlos Salcido, a segundo poste a Mancilla, quien se elevó y martilló con la cabeza, envió el esférico al otro lado, al contrapié del guardameta, para el 1-0 al minuto cinco.

Como un mazazo sintió el gol Santos, que al siguiente minuto respondió con jugada por izquierda con el ecuatoriano Christian Suárez, quien sacó el escopetazo y el portero apenas desvió a córner.

Con una losa pesada continuaron los de casa, con ciertas pinceladas de desesperación y otras de virtud técnica, como la del minuto 14, cuando el colombiano Carlos Darwin Quintero, de espaldas a la meta, se elevó para jalar por los aires el esférico, pero le salió desviado el remate.

Ante la muralla amarilla, los de casa intentaron empatar mediante tiros de media distancia que sólo arrancaban el alarido del público con el deseo que entrara la de gajos.

Por media cancha ganó Tigres el balón, lo tocó, y Manuel Viniegra abrió por izquierda a Mancilla, quien hizo quiebre al centro a Baloy, que se barrió y tocó el balón con la mano, siguió la acción y luego tiró cruzado para marcar el 2-0 al 26’.

Si en el primer tanto contuvieron un gran festejo, ahora sí la visita lo hizo sabedora de la importante ventaja sobre unos albiverdes desorientados.

Por fin organizó Santos una buena ofensiva que concluyó al 40’ con potente disparo raso de Peralta, pero Enrique Palos se tendió a su izquierda para ahogar el grito de gol.

Apenas inició el segundo tiempo, el argentino Lucas Lobos llegó por izquierda y disparó cruzado y el portero Oswaldo Sánchez se lanzó a su izquierda para, con las yemas de los dedos, hacer una gran desviada.

En medio de la desesperación local apareció la inteligencia del “Cepillo” Peralta, quien hizo un bello disparo de media distancia, pero el balón salió por el ángulo superior derecho.

Y al 68’ se registró lo inconcebible con una distribución del balón de Lucas a la izquierda, el esférico lo dejó pasar Mancilla para Damián Alvarez, quien mandó centro que superó al arquero y llegó un solitario Lobos que remató ante una portería abierta, pero estrelló la de gajos en el palo.

Un poco de ilusión le puso Ludueña con potente tiro, pero Palos, con perfecto vuelo, a su derecha desvió a córner al 77’.

Palos mantuvo con sus reflejos con vida a su equipo, pero al 86’ el “Científico del Gol” Quintero envió un centro por alto desde izquierda y Peralta se elevó, cabeceó, y envió el esférico lejos del guardameta, pegado al palo derecho, para acortar distancias, 2-1, y avivó las esperanzas y el sueño de estar en la final.

La locura llegó al 89’, con la misma combinación, porque Quintero prolongó a la izquierda para Peralta, quien lanzó un riflazo por alto para superar a Palos y anidar la de gajos para el 2-2 que convirtió el Estadio Corona en una sucursal del manicomio.

Y con el silbatazo final estalló aún más y se prolongó la fiesta en La Comarca que aumentó el sueño de la coronación.