Diez para recordar

Donna Summer vivió tiempos gloriosos en las décadas de los setenta y ochenta con cantos de liberación sentimental y sexual y de reivindicación femenina que la convirtieron en la reina de la música disco.

Estas son diez de sus canciones más célebres:

Love to Love You, Baby (1975): Summer vivió su primer gran éxito con este tema casi “orgásmico” que dio título a su primer disco.

Could It Be Magic (1976): escrita por Adrienne Anderson y Barry Manilow en 1973, Summer popularizó años después este tema.

I Feel Love (1977): Fue incluida en un disco conceptual, I Remember Yesterday, en el que cada canción encarnaba una década. I Feel Love representaba “el tema del futuro”.

Last Dance (1978): extraída de la película Thanks God It’s Friday, en la que participó como actriz la propia Summer, este tema le reportó un Oscar a la Mejor Canción.

McArthur Park (1978): grabada en primer lugar por Richard Harris, la versión de Summer constituyó su primer número uno en la lista oficial de la revista Billboard.

Bad Girls (1979): la canción se basó en el desafortunado comentario de un policía, que confundió a una de las asistentes de Summer con una prostituta. A la artista, coatura de la canción, le ofrecieron que la interpretara Cher, pero se negó y, dos años más tarde, la cantó ella misma y la usó para bautizar a su séptimo disco.

Hot Stuff (1979): Donna Summer se revuelve en su sofá, esperando que la llame un amante de corazón ardiente, “después de marcar miles de números, casi a punto de estrellar el teléfono contra la pared”. Incluida en el disco Bad Girls.

No More Tears (Enough Is Enough) (1979): junto a Barbra Streisand, constituye uno de los duetos más celebrados de la música, resultado de la fusión de sus marcados estilos, melódico y disco.

She Works Hard for the Money (1983): Summer, coautora de este tema que fusiona rock y música dance, se inspiró para esta oda a la dignidad femenina en un encuentro con la encargada de la limpieza de un baño público.

I Will Go with You (1999): a finales de los noventa, Summer disfrutó del canto del cisne que todo gran artista merece con un disco en vivo para la cadena VH1, Donna Summer: Live and More Encore, en el que incluyó uno de sus últimos éxitos, su versión disco y en inglés de Con te partiró, popularizada previamente por Andrea Bocelli.