‘Dreamers’ en pie de lucha

Lanzan campaña nacional con un reclamo a siete derechos básicos

‘Dreamers’ en pie de lucha
Los jóvenes, llegados a este país cuando eran niños, reclamaron su derecho a vivir sin miedo.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Los jóvenes que fueron traídos sin documentos por sus familiares a Estados Unidos cuando eran pequeños y que ahora luchan por obtener una residencia permanente en el país en donde han crecido, emitieron ayer un manifiesto exigiendo siete derechos.

Ellos quieren: el derecho a vivir sin miedo a ser deportados; el derecho a vivir con sus seres queridos (incluyendo del mismo sexo); el derecho a viajar libremente ya sea por tierra (licencia de conducir) o por avión; el derecho a recibir una educación superior; el derecho a contribuir en sus comunidades; el derecho a contribuir a la economía del país; y, el derecho a soñar.

Esta declaración forma parte de una campaña a nivel nacional llamada “El derecho a soñar” ( Right to Dream) que fue lanzada ayer en 24 ciudades del país por la coalición “Dream Team”.

La campaña también busca hacer un llamado al presidente Barack Obama para que detenga la deportación de las familias y exija la aplicación del alivio administrativo a quienes en este momento se encuentran en proceso de deportación, se explicó durante una conferencia de prensa frente a la sede de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

En Los Ángeles, un grupo de unos 50 jóvenes, se reunieron en la esquina suroeste de Pershing Square, en el Centro de Los Ángeles, con pancartas y megáfonos para hacer pública su decisión de luchar por sus derechos.

“Tenemos derecho a vivir nuestras vidas sin miedo a ser deportados. Estamos pidiéndole al president Barack Obama que pare las deportaciones. Él tiene el poder de parar las deportaciones y de exigir que se respeten nuestros derechos”, dijo Marta Melendrez, una joven que estudia en Cal State Los Ángeles y que forma parte del Dream Team de Los Ángeles.

El sueño de Melendrez es ser una trabajadora social, ayudar a su comunidad y contribuir económica al país que le ha dado educación. “Lo que pido es que me dejen contribuir”, agregó Melendrez.

Eventos similares se llevaron a cabo en Arizona, Florida, Wisconsin, Kansas y otros estados.

Aunque estudian y trabajan, el miedo constante del millón de “soñadores” en Estados Unidos es que en cualquier momento pueden ser detenidos por las autoridades y deportados a sus países de origen, en donde, en muchas ocasiones, ya no tienen ningún lazo familiar.

Erika Suarez, estudiante de biología de Cal State Long Beach –quien sueña con ser oncóloga- tiene muy pocas memorias de El Salvador. Su madre decidió emigrar a Estados Unidos después de que muchas niñas fueron violadas, asesinadas o desaparecieron en la zona a donde ellas vivían en Lourdes Colón, al norte de San Salvador.

“Me mamá tenía miedo que me secuestraran. Por eso viajamos. Ahora, cada vez que me subo al tren para ir a la escuela tengo miedo de que ICE me detenga y me deporten. No sé si hoy será mi último día aquí”, manifestó Suárez, una joven de 18 años de edad, de cabello negro rizado y de amable sonrisa que sueña con ayudar a niños con leucemia.

En una declaración en conjunto, el Dream Team señaló que en los primeros tres años del gobierno de Obama, la comunidad inmigrante ha experimentado más deportaciones que bajo el presidente Bush o cualquier otro presidente, “causando un dolor inimaginable a los latinos y a las familias inmigrantes, comunidades que el presidente quiere atraer este año electoral”.

“A pesar de las promesas de reformar y de una política de deportación moderada, las deportaciones han continuado. El presidente debe cambiar su récord y los soñadores en todo el país protestarán esta semana para pedirle que les dé alivio”, se lee en la declaración del Dream Team.

Los jóvenes expresaron que unos 22 senadores han enviado cartas pidiendo que se de un alivio migratorio a los jóvenes que serían elegibles si la ley Dream llegara a pasar.

Los “soñadores” aseguraron que están dispuestos a romper con el miedo para exigirle al presidente Obama que apruebe un alivio migratorio humanitario para que estos jóvenes con sueños profesionales puedan lograrlos.

Según algunos expertos en política, Obama podría firmar una orden ejecutiva que le daría un alivio migratorio temporal a miles de jóvenes.