LAUSD llega a acuerdo en caso de abuso

Exsuperintendente Ramón Cortines es acusado de 'avances físicos inapropiados'
LAUSD llega a acuerdo en caso de abuso
El veterano funcionario de LAUSD negó categóricamente todas las acusaciones que se le imputan.
Foto: Archivo / La Opinión

Ayer se revelaron acusaciones de acoso sexual que pesan sobre el exsuperintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) Ramón Cortines, quien presuntamente habría acosado a un empleado del distrito de nombre Scott Graham en el 2010, por lo que la junta escolar del LAUSD aprobó el martes un acuerdo monetario con el empleado por 200 mil dólares en efectivo y aproximadamente 250 mil dólares en beneficios de por vida.

En una queja que no fue oficialmente archivada, Graham de 56 años de edad y quien había laborado 12 años en el distrito, acusa a Cortines de avances físicos y verbales inapropiados durante un fin de semana que pasó con Cortines en una propiedad ubicada en el condado de Kern, a las afueras de Los Ángeles, en julio del 2010, cuando Cortines aún era el oficial de más alto rango en el segundo distrito escolar más grande de la nación.

Como parte del acuerdo, el empleado tendrá que renunciar a su puesto en el departamento de instalaciones del LAUSD, por el que recibía un salario de 150 mil dólares anuales.

De acuerdo con información revelada por oficiales del distrito, Graham había mantenido una amistad personal de varios años con Cortines, y fue este quien lo recomendó para el puesto que ocupaba.

Pero el abogado de Graham, Arnold Peter, de la firma legal Peter Law Group, declaró a La Opinión por escrito que “este acuerdo habla por sí mismo. Si, como dice el LAUSD y Ray Cortines, no hubo una mala acción, entonces cómo podría uno llegar a un acuerdo que supera los 500 mil dólares”, explicó Peter.

“La evidencia estableció que indiscutiblemente el LAUSD no siguió sus practicas. El señor Graham advirtió de la situación a ejecutivos de alto rango en el distrito por lo menos en tres ocasiones, quienes no solo no iniciaron una investigación, sino que le sugirieron que retirara las quejas”, apuntó el abogado.

Por su parte Ray Cortines, como se le llama con familiaridad al exsuperintendente que había dejado un legado de reformas educativas positivas para muchos en el LAUSD luego de su retiro en abril del 2011, negó las acusaciones de acoso sexual de Graham.

“Niego todas y cada una de las acusaciones de acoso sexual hechas por el señor Graham. En 2010, durante un viaje de fin de semana tuvimos un encuentro de comportamiento adulto de mutuo consentimiento en una ocasión espontánea”, declaró Cortines, de 79 años de edad.

“Me arrepiento de haber cometido este comportamiento espontáneo con consentimiento. Sin embargo, Graham nunca indicó que este no fuera bienvenido de su parte”, detalló el exsuperintendente.

El martes durante una sesión cerrada, los miembros de la Junta Escolar del distrito votaron 4-3 en favor de llegar a dicho acuerdo, en el cual el superintendente actual del distrito John Deasy no tuvo ningún tipo de participación.

“Considero que cualquier denuncia de acoso sexual es grave. Sin embargo, los alegatos en contra de mi predecesor ocurrieron antes de mi término. La junta escolar esta a cargo de la vigilancia del distrito y es responsable por tomar la acción que considere necesaria en este asunto”, declaró Deasy en un comunicado.

En una declaración conjunta, los miembros de la Junta Escolar que votaron en contra del acuerdo monetario con Graham, Marguerite LaMotte, Richard Vladovic y Bennett Kayser, argumentaron: “Creemos que el distrito no ha utilizado todos los recursos para defender agresivamente este asunto a través de un litigio”.

Pero Linda Savitt, consejera legal externa para el LAUSD, indicó que ” el 98% de casos como este terminan en acuerdo de este tipo antes de ir a juicio. Proceder con el litigio de un caso como este puede costar aproximadamente entre 150 mil y 400 mil dólares”, expusó.

De acuerdo con el consejero general del LAUSD, David Holmquist, el dinero del acuerdo con Graham vendrá del fondo general del distrito. También compartió que en un año típico el distrito recibe en promedio 700 quejas y unas 900 demandas. No dijo cuánto le cuesta esto al distrito que enfrenta un déficit de 390 millones de dólares.