“Cincuenta sombras de Grey” ahora en español

La novela con una trama de romance erótico llega a la comunidad hispana en EEUU.
“Cincuenta sombras de Grey” ahora en español
La historia de la publicación de “Cincuenta sombras” resulta tan interesante como la propia trama.
Foto: Portada

Denver (EFE).- El fenómeno literario “Cincuenta sombras de Grey”, de la escritora británica E.L. James, llega a la comunidad hispana de Estados Unidos con la publicación en español de esta cautivadora novela con una trama de romance erótico.

A Anastasia Steele, estudiante de literatura, le toca entrevistar a un exitoso empresario de nombre Christian Grey.

Desinteresada por el mundo de los negocios, la ingenua joven cae prendada del multimillonario Grey, quien además de joven y exitoso, es sumamente guapo.

Entre ambos se desata un romance tempestuoso que James nos describe con lujo de detalles, derribando tabúes tanto sociales como editoriales.

La historia de la publicación de “Cincuenta sombras” resulta tan interesante como la propia trama.

“Cincuenta sombras” no fue siempre la historia de un exitoso joven empresario atormentado por demonios internos y su romance con la ingenua Anastasia.

El magnate Grey fue inicialmente concebido como un vampiro.

Lo curioso es que la autora no se había propuesto escribir una novela de vampiros para seguir el éxito de la serie “Crepúsculo” de Stephanie Meyer.

La historia nace en el género de la “fan fiction” conocido como “slash”, donde fanáticos de series literarias o televisivas escriben historias alternativas, frecuentemente de contenido erótico, protagonizadas por los famosos personajes.

Hace un par de décadas, estas variaciones escritas por fanáticos se publicaban en ediciones caseras que se vendían o compartían en congresos de “fan fiction”.

Hoy día, sin embargo, la publicación digital sin mediación editorial provee la mayor parte del mercado para estas historias inspiradas por series como Star Trek y Harry Potter.

Tras una serie de transformaciones, la historia de James pasó de autopublicación a un bestseller que la semana pasada sobrepasó los 10 millones de copias vendidas.

A pesar de su éxito comercial, la crítica no ha sido mansa con la novela de James.

Dirigida principalmente a lectoras aficionadas a las novelas románticas en serie, en Inglaterra no tardaron en tildar su publicación como “Mummyporn” o pornografía para mamás.

Si bien es cierto que las descripciones de los encuentros eróticos pueden rebasar las barreras de lo que se considera publicable en editoriales establecidas, tildar la novela de pornografía parece un poco excesivo.

La escritura como tal es bastante débil y, sin el éxito que alcanzó con su publicación independiente, es dudoso que se hubiese publicado por una editorial de peso sin grandes cambios estilísticos.

En efecto, el texto se hubiese podido beneficiar de una mano editorial, ya que el lenguaje resulta a menudo torpe, repetitivo y cursi.

Relatada en primera persona por el personaje femenino, la historia va revelando las inquietudes y deseos de Anastasia al igual que sus inseguridades.

La ingenuidad extrema del personaje resulta inverosímil y quizás problemática para lectoras jóvenes del siglo veintiuno.

Sin embargo, su éxito es prueba tangible de que algo en la historia resuena con su público lector.

Quizás sea la posibilidad de escape que siempre han provisto las novelas románticas, o bien, el sentido de poder que podría producirse al leer ficción erótica escrita para mujeres lectoras.

“Cincuenta sombras de Grey” es el primer título de la trilogía de James, que también incluye “Cincuenta sombras más oscuras” y “Cincuenta sombras liberadas”.

(CINCUENTA SOMBRAS DE GREY. E.L. James. Vintage Español. 544 páginas).

?>