El despertar de #YoSoy132

El movimiento de jóvenes estudiantes mexicanos #YoSoy132 ha sido visto de muchas maneras en un rango que va de la exaltación al vilipendio.

En cualquiera de los casos, ha sorprendido por su dinamismo, por su espíritu genuino y por su capacidad para sacudir estructuras y apatías.

Algunos han visto a #YoSoy132 como un despertar no visto, acaso, desde el movimiento estudiantil de 1968 y como un indicador de que los jóvenes mexicanos de hoy, muchos de los cuales votarán por primera vez en una elección presidencial, no han perdido la memoria histórica y han asumido un lugar activo en defensa de sus derechos y en contra de lo que consideran agravios y lacras de ciertos estamentos políticos y corporaciones hegemónicas.

Otros critican que, más allá de su declarada posición apartidista, muchos de sus integrantes manifiestan una oposición activa contra el PRI y contra ciertos medios de comunicación. Se les critica que grupos de izquierda ajenos a los estudiantes han tenido participación o influencia en el movimiento.

Pero más allá de estos alegatos fundados o infundados, #YoSoy132 ha sido un catalizador de cambio indudable en la campaña presidencial mexicana. Muchos han abierto los ojos y cambiado opiniones a la luz de la protesta de estos estudiantes.

Falta por ver qué tan duradera y profunda será la acción de #YoSoy132, pero cabe decir que este movimiento es bienvenido y necesario en el México actual. Debe ser respetado y se le debe permitir ejercer su derecho pacífico a la protesta y al planteamiento de ideas. Se le debe dar libertad y la seguridad de ejercerla sin amenazas.

#YoSoy132 es de lo mejor de México y mucho de su futuro.

Para saber más sobre las elecciones de México desde la perspectiva de los mexicanos en Estados Unidos visita el sitio México acá: impremedia.mexico-aca.com