Con su destino en los botines

Ucrania-Suecia: choque clave para sus aspiraciones
Con su destino en los botines
El astro sueco Zlatan Ibrahimo-vic está listo para el debut.
Foto: EFE

KIEV, Ucrania (EFE).- Las selecciones de Ucrania y Suecia disputan hoy un partido que será clave para definir su futuro en el Grupo D de la Eurocopa, donde los favoritos a priori para pasar de ronda son Inglaterra y Francia.

Un tropiezo en el debut dejaría a ucranianos o a suecos en una situación de urgencia máxima en los dos últimos partidos ante rivales de mucho pedigrí, al menos sobre el papel.

El optimismo era la nota predominante en Ucrania, una de las dos anfitrionas de este certamen, hace un par de semanas, pero el virus estomacal que afectó a la mitad de la plantilla y las dos derrotas consecutivas en partidos amistosos ante Austria y Turquía enturbiaron el ambiente.

El seleccionador local, Oleg Blokhín, no gana para disgustos, ya que tanto su defensa como la delantera no han estado a la altura; sin hablar de la portería, donde Pyatov no ha hecho olvidar ni al suspendido por dopaje Rybka ni al lesionado Dykán.

La gran incógnita radica en si el talismán ucraniano, el veterano delantero Andrei Shevchenko, será titular, ya que a sus 35 años le queda poca energía en el depósito.

Una posibilidad es que Devich juegue en punta y Shevchenko varios metros detrás, y la otra variante es dejar al exdelantero del Milan más adelantado con Voronin (Dínamo Moscú) como media punta.

En todo caso, el arsenal ofensivo del equipo está en las bandas, donde juega el zurdo Yarmolenko (22 años, y 1.87 metros), que se perfila como una de las grandes sorpresas de la Eurocopa, no en vano ha marcado 12 goles esta temporada jugando de volante.

Blokhín también se está planteando reforzar la defensa para parar a Ibrahimovic, aunque también podría incrustar al todoterreno Tymoschuk como tercer central en caso de necesidad.

Muy distinto al de Ucrania ha sido el balance de Suecia, que ha ganado sus tres últimos amistosos (Croacia, Islandia y Serbia), con Ibrahimovic entonado y haciendo goles, aunque el seleccionador Erik Hamren no saca pecho y traslada la presión a sus rivales.

El delantero del Milan llega en un momento dulce y parece haber encontrado definitivamente su sitio en la selección con Hamren, que lo ha retrasado a la media punta.

Ambos equipos se han enfrentado tres veces con anterioridad, aunque siempre en amistosos, con un balance equilibrado: un triunfo para cada uno y un empate.