Migraña puede ser un mal genético

Un estudio español ha identificado genes que podrían determinar este padecimiento.

La migraña es un mal común en personas estresadas.
La migraña es un mal común en personas estresadas.
Foto: thinkstock

Madrid (Notimex).- Un consorcio científico internacional identificó algunos de los factores genéticos de riesgo de la migraña común (o migraña sin aura), el subtipo de ese padecimiento más frecuente en la población mundial.

De acuerdo con la Universidad de Barcelona, noreste español, el trabajo permitió identificar cuatro nuevos genes de susceptibilidad en la migraña común.

La investigación se basó en un estudio de asociación caso-control a escala genómica que se ha llevado a cabo con unos cinco mil pacientes afectados por esta patología y siete mil individuos control.

En concreto, el estudio revela que varios polimorfismos de los genes MEF2D,TGFBR2, PHACTR1 y ASTN2 incrementan el riesgo de sufrir migraña, un trastorno neurológico que afecta a una de cada seis mujeres y a uno de cada 12 hombres.

Además, la investigación confirma la asociación que existe entre esta enfermedad y los genes TRPM8 y LRP1, descritos y relacionados con la migraña en trabajos anteriores del mismo consorcio.

En la investigación, publicada en la edición en línea de la revista “Nature Genetics”, participaron el profesor Bru Cormand y su colaboradora Celia Sintas, del Departamento de Genética de la UB y del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB), adscrito al campus de excelencia internacional Barcelona Knowledge Campus (BKC).

Asimismo, este estudio multicéntrico fue dirigido por los expertos Arn van den Maagdenberg (Universidad de Leiden), Martin Dichgans (Universidad de Múnich) y Aarno Palotie (Wellcome Trust Sanger Institute), que es el coordinador del Consorcio Internacional de Genética de las Cefaleas (IHGC).

El IHGC es la entidad que diseñó y ejecutó este proyecto de investigación.

Cormand expuso que “los resultados todavía no tienen una aplicación inmediata en la práctica clínica diaria porque la contribución de cada variante individual al riesgo de desarrollar la migraña es relativamente pequeño”.

Sin embargo, apuntó que el estudio ha permitido identificar diferentes genes que apuntan a determinadas vías funcionales y que pasarán a ser guías terapéuticas en estudios futuros.

Anotó que el consorcio internacional centra sus esfuerzos en la resolución del paisaje genético de la migraña común y también de algunas formas raras del trastorno y pone el énfasis tanto en las variantes genéticas frecuentes en la población general como en las variantes raras o minoritarias.

Una vez logrado este objetivo, se podrán plantear iniciativas para desarrollar nuevas herramientas terapéuticas contra esta patología, que afecta a un número elevado de personas en todo el mundo, dijo.