Breves de espectáculos

Lindsay Lohan fue atendida por agotamiento y deshidratación luego que un rodaje durante la noche del jueves llevó a los productores a llamar a paramédicos para la actriz, dijo su publicista ayer.

Según el publicista Steve Honig, Lohan volvería al plató de la película de Lifetime Liz and Dick en la tarde de ayer mismo.

Bomberos confirmaron que recibieron un llamado de un hotel en Marina del Rey el viernes alrededor de las 10:15 a.m., pero que no trasladaron a nadie al hospital. Dijeron que no podían identificar al paciente.

Honig dijo que Lohan ha tenido un “calendario extenuante” en días recientes y que hizo una siesta ayer por la mañana antes de filmar una escena de la película para televisión. Agregó que los productores se preocuparon al ver que la actriz no salió de su cuarto cuando esperaban.

El actor mexicano Diego Boneta se estrenó ayer a lo grande en Hollywood con Rock of Ages, un musical dirigido por Adam Shankman en el que comparte protagonismo con Tom Cruise.

“La gente no creía en mi sueño, que era poder salir en una serie o en una película en Hollywood”, había confesado el actor en una entrevista con Efe en Los Ángeles hace ya dos años, con motivo de su aparición en cinco episodios de la serie 90210.

Ayer, dos años después, el mexicano ya puede decir que se ha codeado con Alec Baldwin, Catherine Zeta-Jones, Russell Brand, Bryan Cranston, Paul Giamatti y Julianne Hough, además de Tom Cruise.

“Esto es un sueño hecho realidad para mí. De hace dos años para acá muchísimas cosas han pasado y Rock of Ages es la más importante de ellas. Realmente fue determinante para mí. Poder estar en una película con todos mis ídolos es algo increíble”, explicó Boneta en entrevista.

A sus 21 años, Boneta ha dejado atrás su vida como estrella adolescente en su país natal donde trabajó en series como Alegrijes y Rebujos,

Misión S.O.S o Rebelde y se labra un futuro prometedor en la meca del cine donde aterrizó en 2009.

En esta cinta, encarna a un joven aspirante a estrella de rock que trabaja como empleado de un emblemático tugurio de Los Ángeles, cuna de artistas de rock llamado The Bourbon Room, situado en un ficticio Sunset Boulevard, e inspirado en icónicos locales como The Roxy o Whisky A Go-Go.

“Tom y yo tomamos clases de guitarra juntos. Es la persona más trabajadora que he conocido en mi vida. Es muy humilde y estar con él me inspiró mucho. En nuestras sesiones de guitarra yo le hablaba de la música y le pedía consejos de actuación. Fue algo surrealista que no voy a olvidar”, comentó.

Entre sus próximos proyectos, Boneta tiene previsto estrenar el telefilme Underemployed y se dedicará a dar forma a su tercer álbum que será “pop con un toque rock”.