Despidos traerán más caos

El sistema judicial del Condado Los Ángeles comenzó una ola de despidos masivos debido a problemas de presupuesto.

Despidos traerán más  caos
Lee Smalley Edmon, del Tribunal Superior de LA
Foto: Isaías Alvarado

Criminales que estarán más tiempo en las calles antes de ser juzgados, padres que pasarán más días sin obtener la custodia de sus hijos y filas todavía más largas para pagar multas de tráfico, es el escenario que se pronostica en las cortes de Los Ángeles por los recortes fiscales.

Este viernes, con la notificación de despido que recibieron 157 empleados, y las reducciones salariales y tranferencias que afectaron a otros 274, ese panorama dantesco empezó a convertirse en realidad en del Tribunal Superior del condado de Los Ángeles (LASC), el más grande del país.

“Ciertamente el resultado será un letargo en el sistema. Habrán retrasos significativos en cada aspecto de nuestras operaciones”, advirtió Lee Smalley Edmon, jueza presidenta de la Corte angelina, que se vio obligada a reducir una vez más su fuerza de trabajo para ahorrar 30 millones de dólares.

En dos semanas, cuando todos los nombres sean tachados de la lista negra, los tribunales del condado habrán perdido el 23% de sus cargos bajo presupuesto desde 2002. Y todavía deberán analizar dónde dar el siguiente tijeretazo, por un déficit de $18 millones que hereda el próximo ciclo fiscal.

“No podremos soportar ningún recorte más, pero como vienen tenemos que ajustar y resolverlos”, dijo Edmon, quien calificó este viernes como “el día más triste en la historia” del sistema judicial local.

Esta abrupta disminución nominal, parte de una serie de reducciones que iniciaron en abril de 2010 y que han permitido ahorrar $70 millones, impactará directamente a 56 cortes: civiles, criminales, de ley familiar, testamentarias y juveniles. Al final del día, el resto del sistema padecerá una carga adicional de trabajo y terminará por ralentizarlo todavía más, anticipó Edmon.

Hugo Carrillo, representante de la Asociación de Empleados Federales, Estatales, Condales y Municipales (AFCSME) Local 3302, consideró que las cortes familiares serán las más impactadas por esta medida. Los veredictos sobre custodia y manutención infantil se prolongarán, dijo.

“Cuando normalmente toma uno o dos meses tener una audiencia para resolver conflictos de manutención, ahora tardarán cuatro o cinco meses”, precisó Carrillo. “En los casos de custodia, muchos padres van a esperar hasta cinco meses para ver a sus hijos”, agregó.

El sindicato ha reclamado que los despidos y reducciones salariales no se han aplicado equitativamente, dejando en sus puestos a los empleados de nivel de mando y con altos salarios.

El juez John Clarke, director ejecutivo y secretario de la Corte, aseguró que los recortes se distribuyeron de manera “justa y razonable”, y resaltó que el personal que se queda no debe cantar victoria. “Yo anticiparía que recortes futuros van a afectar muy duro al personal de mando, mientras avanzamos a la siguiente ronda de recortes”, advirtió este viernes.

Desde que empeoraron los problemas fiscales en Sacramento, a raíz de la crisis económica, la palabra celeridad desapareció del vocabulario de los tribunales. Es tanta la carga de trabajo y tan poco el personal, que un juez de Los Ángeles renunció a su cargo, mientras los asistentes de las cortes siguen laborando en sus descansos y almuerzos, reclama el AFSCME.

“Mucha gente sale afectada por el estrés que existe en las cortes, por el volumen de trabajo”, comentó Carrillo, quien trabaja como asistente de un juez.