Empleados de servicios celebran freno a deportaciones

Miami (EFE).- El Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU, por su sigla en inglés) calificó hoy de un acto de “liderazgo y valentía” el anuncio del presidente, Barack Obama, de que Estados Unidos dejará de deportar a jóvenes inmigrantes en situación irregular que llegaron al país siendo niños.

“Hoy el presidente Obama mostró liderazgo y valentía al garantizar un relajo administrativo para los ‘dreamers’ (los jóvenes que podrían acogerse al Dreat Act)”, aseguró Eliseo Medina, secretario general del SEIU, que aglutina a unos 2,2 millones de enfermeras, trabajadores de limpieza, cuidadores de niños y empleados de otros servicios.

El Dream Act, proyecto de ley que legalizaría estudiantes indocumentados que cumplan una serie de requisitos, se presentó por primera vez hace más de diez años sin tener mucho apoyo de los congresistas y en 2011 fue respaldado por el presidente, pero no llegó a aprobarse.

En opinión de Medina, la medida anunciada hoy es “de sentido común”, al tiempo que “resulta fiscalmente responsable y cuenta con un amplio apoyo”.

“La idea de conceder medidas legales a los jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos siendo niños (…) ha sido largamente defendida por educadores, militares, pequeñas y medianas empresas y líderes religiosos de diversos credos”, apuntó.

Ese amplio apoyo se debe, dijo en un comunicado, a que con ello se protege “la seguridad económica y nacional futura de nuestro país”.

“Los ‘dreamers’ (soñadores) son jóvenes estudiantes con logros académicos desproporcionadamente elevados y con buen carácter moral que crecieron en Estados Unidos y se consideran a sí mismos estadounidenses, pero no son ciudadanos porque fueron traídos a nuestro país sin documentos”, recordó.

En cualquier caso, “quieren servir a su país, que es su casa, y les valoraremos sus contribuciones”, argumentó Medina, quien reclamó que éste sea el paso previo a la aprobación en el Congreso estadounidense del Dream Act.

“El presidente ya ha hecho todo lo que él podía hacer, pero este tipo de relajo es temporal. Ahora es momento de que el Congreso apruebe el Dream Act y una completa reforma migratoria”, defendió Medina, quien dijo que ésa es “la única manera de que los sueños de estos productivos estadounidenses puedan cumplirse”.

Además, llamó la atención sobre la diferencia entre la medida anunciada hoy por Obama y el rechazo al Dream Act expresado por Mitt Romney, quien seguramente se enfrentará a él en las elecciones de noviembre.

La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, anunció hoy que el Gobierno de Estados Unidos ya no considera que “ciertos jóvenes” traídos al país como inmigrantes indocumentados cuando eran menores de edad representen un riesgo, por lo que no serán deportados.

El cambio de política, que entra en efecto de manera inmediata, significa que estos jóvenes podrán beneficiarse de una prórroga de dos años en los trámites de deportación y podrán solicitar un permiso de trabajo.

“Las leyes de inmigración deben aplicarse de manera firme y sensata”, señaló Napolitano en una conferencia de prensa. “Pero no se diseñaron para aplicarse a ciegas sin que se considere las circunstancias individuales de cada caso”.

La medida, reclamada insistentemente por la comunidad hispana de Estados Unidos, supone una señal de gran trascendencia política en este año electoral en el que el presidente estadounidense, Barack Obama, se juega la reelección.