Reducirán penas a poseedores de pequeñas cantidades de marihuana en Chicago

El alcalde de Chicago, Rahm Emanuel respaldará la propuesta del concejal Danny Solis para introducir una enmienda a la ordenanza

Chicago – El alcalde Rahm Emanuel apoyó hoy una ordenanza presentada por un concejal latino para reducir las penas a los poseedores de pequeñas cantidades de marihuana, una medida que permitiría ahorrar tiempo y dinero a la policía de Chicago.

En lugar de practicar detenciones, los agentes policiales tendrán la discreción de multar entre 100 y 500 dólares a los poseedores de hasta 15 gramos de droga.

En la actualidad, la posesión de marihuana es un delito menor castigable con hasta seis meses de cárcel y una multa de 1.500 dólares.

La ordenanza es una iniciativa al concejal mexicoamericano Daniel Solís (D-25) y es una versión modificada de otra que presentó el año pasado y no prosperó en el Concejo Municipal.

Emanuel dijo hoy en un comunicado que solicitó al Departamento de Policía de Chicago un análisis de la propuesta, para ver si “podíamos balancear la seguridad pública y las reglas del sentido común”, además de ahorrar dinero a los contribuyentes.

“El resultado es una ordenanza que nos permitirá cumplir con la ley, pero al mismo tiempo reducir el tiempo y los recursos necesarios para procesar la posesión de cantidades pequeñas de marihuana”, dijo.

Solís dijo a su vez que la aprobación de la medida será “una gran victoria” en la seguridad de los barrios y la reducción del crimen.

El superintendente de policía de Chicago, Garry McCarthy, dijo que su departamento invierte más de 45.000 horas policiales en la detención de poseedores de la droga. Con la nueva ordenanza el tiempo se reducirá a la mitad y los ahorros serán de 1 millón de dólares anuales que podrán dedicarse “a combatir crímenes más serios”, afirmó.

Según estadísticas policiales, el año pasado hubo 18.298 arrestos por posesión de menos de 10 gramos de marihuana. Cada caso involucró aproximadamente cuatro agentes -dos en al arresto y dos en el transporte del detenido- , además de recargar el trabajo de las cortes y del sistema carcelario.

Toni Preckwinkle, presidenta de la Junta de Comisionados del condado de Cook donde se asienta Chicago, también apoyó la ordenanza porque dijo que las cárceles del condado “están repletas de gente acusada de posesión de marihuana”.

“Los contribuyentes merecen que nuestros recursos se gasten de manera más productiva, en proyectos de largo plazo y programas alternativos para la población juvenil que circula por el sistema criminal de justicia”, agregó.

El comunicado de la municipalidad de Chicago señala que numerosos estados -incluyendo California, Connecticut, Maine, Massachusetts, Minnesota, Mississippi, Nebraska, Nueva York, Carolina del Norte, Ohio y Oregón – han reducido las penas por posesión de cantidades limitadas de marihuana.

En Illinois rige lo mismo en las ciudades de Evaston -vecina a Chicago-, Champaign y Normal, agrega.