Suscitan voto para alejar al viejo régimen

El grupo quiere atajar la 'contrarrevolución

EL CAIRO, Egipto (EFE).- Los Hermanos Musulmanes instaron ayer a los egipcios a acudir este fin de semana en masa a las urnas para evitar un posible fraude y el triunfo de los remanentes del régimen del depuesto Hosni Mubarak, en alusión al candidato presidencial Ahmed Shafiq.

En un comunicado, la formación islamista consideró que decisiones como el último fallo del Tribunal Constitucional -que el jueves disolvió el Parlamento y permitió la participación de Shafiq en las elecciones- representan una “contrarrevolución” que debe ser atajada.

“Estamos en un punto crítico en el que los revolucionarios se enfrentan a los poderes oscuros de la represión que en un último y desesperado intento quieren sortear la voluntad del pueblo”, subrayó la nota.

En el documento, la cofradía reiteró, asimismo, su temor a que el sufragio sea amañado al declarar su confianza en que su candidato, Mohamed Mursi, se imponga a Shafiq en las urnas “a menos de que un fraude flagrante haga revertir la situación”.

Para evitar el eventual engaño, la hermandad pidió a los egipcios participen masivamente, instó a los afines al antiguo régimen a abstenerse de cometer fraude y solicitó al resto de movimientos políticos que apoyen al “candidato de la revolución”, en referencia a Mursi.

Su oponente también utilizó la jornada de reflexión para captar votos a través de su cuenta personal en la red social Twitter, por la que difundió promesas incluidas en su programa electoral, como la recuperación económica y la seguridad nacional.

El que fuera último primer ministro de la era Mubarak mostró su confianza en que el control de los jueces y organizaciones locales e internacionales garantizará un proceso justo ante cualquier intento de fraude.

Shafiq dijo que si sale elegido impulsará la reconciliación nacional, garantizará la libertad de expresión, la representación política de los jóvenes y respetará todas las religiones.

La votación para elegir a los 100 miembros de la asamblea que debe redactar una Constitución egipcia dio inicio ayer.

Egipto se prepara para celebrar la segunda vuelta de las elecciones en un momento de incertidumbre, después de que el jueves un tribunal declarara inconstitucional el proceso de elección de diputados independientes, lo que conlleva la disolución del Parlamento que debía redactar la nueva Constitución.

Nada más conocerse el fallo, la Junta Militar que gobierna el país desde el derrocamiento de Mubarak anunció que retoma los poderes legislativos hasta que la nueva Carta magna sea escrita.

El Ejército egipcio recuperó esta semana, además, la potestad para arrestar a civiles por delitos de derecho común, que había perdido el pasado mayo tras la derogación de la ley de Emergencia que estaba en vigor desde 1981.